Solo en 2017 hubo dos ataques con vehículos en la capital británica, sobre los puentes de Westminster y en Londres, lo que dejó 13 muertos y un centenar de heridos entre ambos.

Mientras que en Francia, dos intentos sobre la avenida Champs-Elysees y el suburbio de Levallois-Perret, en París, fueron frustrados por el accionar de soldados desplegados en un operativo de seguridad. No hubo fatalidades.

Suecia, en cambio, sufrió un ataque mortal en Estocolmo cuando un uzbeko arrolló peatones en un centro comercial, mató a cinco e hirió a 15.

Y en Canadá, un refugiado somalí atacó a un grupo de policías que custodiaban un partido de fútbol en Edmonton y luego arrolló a varios peatones, con lo que causó cinco heridos.

Imágenes del atentado en Niza, Francia, en 2016

Imágenes del atentado en Niza, Francia, en 2016

El 2016 vio el más brutal de estos ataques de bajo costo, cuando un conductor al mando de un camión masacró a 86 personas e hirió a 434 en la costanera Promenade des Anglais, en Niza, Francia.

Mientras que en Alemania, el terror arribó en un mercado navideño en Breitscheidplatz, Berlín, cuando otro camión mató a 12 peatones y afectó a otros 86.

El mismo año también un refugiado somalí ingresó al patio de la Universidad de Ohio, en Columbus, Estados Unidos, atacando a 13 personas.

No se reportaron ataques de este tipo en 2015, pero 2014 fue escenario de los primeros atentados terroristas con vehículo atribuidos al ISIS. Dos en Francia, en Nantes y en Dijon, y otro en Canadá, en Saint-Jean-sur-Richelieu. Los tres se saldaron con 1 muerto y 23 sufrieron lesiones.

El mercado navideño en Berlín tras el ataque de 2016

El mercado navideño en Berlín tras el ataque de 2016

Antes de la irrupción de este grupo yihadista, la técnica era relativamente inusual y había sido utilizada en ataques palestinos contra puestos de control de las Fuerzas de Defensa de Israel o contra la población civil en la región, así como también en atentados en China ligados a diferentes causas nacionalistas.

Pero hay dos antecedentes yihadistas más lejanos. En 2006, un iraní atropelló a estudiantes en el campus de la Universidad de Carolina del Norte, en Estados Unidos, para “vengar” la muerte de musulmanes en todo el mundo, lesionando a nueve.

Y dos terroristas islámicos se lanzaron con una camioneta llena de explosivos contra una de las puertas de entrada del aeropuerto de Glasgow, Escocia, en 2007, lo que provocó cinco heridos.

/gap