Con la ayuda de la tecnología, el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, anunció con bombos y platillos la implementación de un botón “antiportonazos” para los vecinos de la comuna, el que entrará en vigencia a partir de diciembre.

“Queremos que los delincuentes sepan que si roban autos o hacen portonazos en Las Condes se pueden encontrar con esta sorpresa: autos con GPS y con corta corriente. Y por lo tanto, cuando ellos roben el vehículo vamos a saber dónde van”, expresó el jefe comunal.

La medida se trata de la instalación de un GPS y un corta corriente para poder detener el auto a través del celular, sistema que tendrá un valor mensual de $3.800. Si al usuario le roban también el celular, podrá llamar a un número especial y entregar una clave secreta para poder activar el dispositivo.

“Los vamos a rastrear y si es necesario, le vamos a cortar la corriente. El delincuente va a tener que arrancar a pie“, expresó Lavín ante las cifras de robos de automóviles que se han registrado en Las Condes: 440, 100 de ellos por portonazos.

/gap