El diputado Nicolás Monckeberg (RN) junto al secretario general del PRI, Eduardo Salas, y al abogado Sebastian Lafaurie, recurrieron esta mañana al Ministerio Público para solicitar que se levante el secreto bancario del Partido Comunista.

Esto, luego de que se diera a conocer la venta que concretó la colectividad en octubre de 2016 de un conjunto de propiedades a Progreso SpA., -una sociedad de inversiones constituida por un militante de sus filas- por un valor similar al avalúo fiscal y no al de mercado.

Asimismo, los personeros pidieron además que se oficie a la Tesorería de la República a fin de informar del avalúo preciso del inmueble y se interrogue además al Presidente del Partido, Comunista Guilliermo Teillier.

“Esto es el fiel reflejo de la hipocresía del partido Comunista que permanentemente juzga al resto, mientras ellos no han sido capaces de decir la verdad, de ser transparentes”, señaló Monckeberg.

Sostuvo que “si ellos voluntariamente no han querido mostrar las cuentas corrientes y explicar como le regalan a una sociedad, curiosamente de puros militantes del partido comunista, un patrimonio millonario, que dicen venderlo por menos del valor comercial, claramente están haciendo un contrato simulado”.

En tanto el secretario general del PRI afirmó que, “estos bienes se tranzaron de manera simulada, falsa, por 3 mil 86 millones de pesos, por lo tanto aquí se vendió por bajo el avalúo fiscal, y para nosotros esa es la prueba más contundente de que se hizo una venta falsa, simulada y con el objetivo de evadir la ley de partidos políticos”.

“El partido comunista hoy día tiene la obligación de explicarle al país esta simulación que han hecho, porque no descartamos que toda esta operación simulada, que venden a un precio ridículo a militantes del partido comunista, tienen un sólo objetivo, evadir la Ley y financiar las campañas”, acotó Monckeberg.

Finalmente el diputado emplazó al PC “a que muestren sus cuentas corrientes y veamos donde está esa plata y a donde ha ido a parar, porque la Ley esta para cumplirse y no sencillamente para evadirla con actitudes ilegales”.

/gap