Año a año, James Suckling, quien es considerado como uno de los más influyentes críticos del mundo vitivinícola, elabora el listado de los cien mejores vinos del año, el que se convierte en una guía obligada para los aficionados de este producto.

Si bien ya en 2017 un vino chileno se había posicionado como el segundo mejor dentro de su reporte -en esa ocasión, el reconocimiento se lo llevó Viñedo Chadwick 2014-, el reporte de este 2018 fue liderado por primera vez por una variedad local.

Fue el Almaviva Puente Alto 2015 el que se quedó con el primer lugar del listado de 2017, tras solo un par de meses de obtener esta misma posición en el ranking de los “100 mejores vinos de los Andes”, también publicado por Suckling.

De acuerdo con el sondeo, en el que participaron más de 16 mil etiquetas, el exponente nacional fue galardonado debido a la “grandeza de su intensidad, estructura y equilibrio”, destacando, además, que Chile se ha convertido en una zona de vinos por derecho propio, produciendo excelentes vinos, que pueden competir entre los mejores del mundo.

“Este joint venture -entre Concha y Toro y Baron Philippe de Rothschild- comenzó como un proyecto visionario, en tiempos en los cuales Chile no estaba en el mapa de los vinos finos a nivel internacional”, comentó el gerente general de Almaviva, Felipe Larraín, quien además agregó que están felices por la noticia y porque los vinos chilenos están siendo considerados en las grandes ligas mundiales.

En los cinco primeros puestos, Suckling también destacó otras dos producciones nacionales, el Seña Valle de Aconcagua 2015 y Clos Apalta Valle de Colchagua 2014, los que se quedaron con el tercer y quinto puesto, respectivamente.

/gap