“Son resoluciones tremendamente contradictorias con lo que uno espera de la justicia”, dice el presidente del Movimiento Paz en La Araucanía, Juan de Dios Fuentes, en medio de las últimas resoluciones judiciales sobre casos que afectan a la región: el asesinato del matrimonio Luchsinger Mackay, la liberación de los acusados en la denominada “Operación Huracán” y la huelga de hambre de los comuneros mapuches acusados de quemar una iglesia evangélica.

El abogado, agricultor de la zona y víctima de distintos ataques analiza los recientes acontecimientos.

– ¿Cómo se toman las víctimas las últimas resoluciones judiciales en los casos que afectan a la zona?

– Son resoluciones tremendamente contradictorias con lo que uno espera de la justicia, uno espera que estas personas no estén circulando libremente y causando los desmanes que han producido en los últimos 15 años. Obviamente no estamos de acuerdo, pero creemos que hay una debilidad importante en la función de las policías y las fiscalías, que creo hay que revisar, sin perjuicio de que somos muy respetuosos con los fallos de los tribunales. Estamos esperando la sentencia del caso Luchsinger Mackay para poder revisarla en particular, además creemos que si efectivamente en el caso de la Operación Huracán el tribunal de primera instancia no fundamentó bien o adecuadamente la resolución que ordenaba la prisión preventiva, bueno, tiene que haber alguna responsabilidad y tiene que haber alguien que le responda a la ciudadanía por qué se cometen esos errores y que queden claras las consecuencias que eso genera.

– Usted dice que hay una debilidad importante en la función de las policías y fiscalías. ¿A qué se refiere específicamente?

– Me refiero a que acá no sólo hay responsabilidad de los tribunales de justicia, sería injusto establecer que los tribunales tendrían una posición pro indigenista o pro terrorista. Yo creo que acá hay responsabilidades compartidas, si bien los tribunales han tenido una mano blanda también tenemos claro que las policías y fiscalías se han equivocado una y otra vez. No puede ser que la Fiscalía de alta complejidad que está viendo estos temas en la región, hasta la fecha no tenga ni un solo condenado. Entonces, algo está pasado. Yo soy abogado, y lo digo responsablemente, no creo que toda la responsabilidad esté en los tribunales de justicia. Aquí hay un problema de las policías y de las fiscalías. Acá hay un sistema procesal moderno, adecuado, pero está funcionando con personas que no están siendo profesionales en la persecución e investigación de los delitos.

– ¿Cómo se mejora?

– Primero, hay que hacer una serie de modificaciones legislativas que permitan que los tribunales en segunda instancia cuando estén conociendo este tipo de recurso de amparo, tengan la posibilidad de repetir los antecedentes al tribunal de primera instancia para que se complementen los fallos, entendiendo que el fin es conseguir la verdad y las sanciones de estas personas, no la libertad. Y por otro lado, hacer una preparación profesional muy acabada, especializada, a las políticas.

Caso Luchsinger Mackay

– Una de las críticas que se han hecho a los tribunales es que se están pidiendo estándares muy altos para la presentación de pruebas…

– Lo que pasa es que los estándares no los fija el tribunal, los fija la ley. Cada elemento probatorio, tiene un peso probatorio determinado, por lo tanto no es antojadizo. Se requiere, además, romper un principio de inocencia y condenar a personas de las penas que se están pidiendo, que son de más de 10 o 20 años; entonces obviamente en este tipo de situaciones no se puede condenar por presunciones, ni tampoco por indicios. Hay que tener pruebas concretas y específicas de participación y eso es lo que piden los tribunales. Ahora, los entes persecutores, que son la fiscalía y policía que asumen la investigación, tienen que estar preparados para tener ese tipo de pruebas.

– ¿Qué pasa con la declaración de José Peralino en el caso Luchsinger Mackay?

– Lo que pasa con la declaración de Peralino, no es que los tribunales estén pidiendo porque se les antojó un día determinado estándares más grandes probatorios de distinta naturaleza, es la ley la que establece cómo se rinden las pruebas y el valor probatorio que tienen. Pero en este caso, en materia penal, existe libertad probatoria, tu puedes probar por cualquier medio que no sea atentatorio dentro de las garantías de las personas. Acá la forma cómo se le resta mérito a esta declaración va a estar desarrollada en el texto de la sentencia, que no la conocemos, pero no tengo antecedentes como para decir qué tuvieron en vista. Lo único que puedo señalar es que se cuestionó mucho la declaración de Peralino por cuanto no se rindió en el tribunal, sino que en presencia de los fiscales, con todos los requisitos legales, pero Peralino se desistió de aquella declaración y no la presentó en el juicio. Por lo tanto, el valor de esta prueba es el valor de los testigos de oídas que escucharon la declaración. Ahí aparece toda una discusión sobre si se hizo esa declaración cumpliendo todas las garantías constitucionales o de alguna manera se alteraron los derechos y los requisitos que se tienen para que eso se otorgue libremente. Hay que esperar qué dice el fallo para ver la razón de por qué se le quitó valor probatorio. Pero para tranquilidad de la opinión pública, no es que a los jueces se les ocurra establecer un estándar de una manera u otra, acá es la ley la que establece las razones de cómo se rinde la prueba y el valor probatorio que tienen.

– Jorge Luchsinger dijo en una entrevista que cuando vio “al juez Rau con esa chaqueta roja, de inmediato pensé que hasta aquí no más llegábamos” ¿Qué le parece?

– Los tribunales de justicia tienen que guardar cierto decoro y cierta presentación formal, que también se nos exige a los abogados de las magistraturas. Pero obviamente que cuando vas a leer una sentencia absolutoria a una familia que ha sufrido, lo que han sufrido los Luchsinger Mackay, como ver morir a sus padres incinerados, en un proceso larguísimo, obviamente que se espera un poco más de formalidad y no esa chaqueta tan inadecuada para esa audiencia. Soy un convencido de que la apariencia no es la que hace a las personas, pero hay ciertas circunstancias que hay que tener cierto decoro y condiciones propias del cargo. Espero que los tribunales tomen en esto alguna sanción o tirón de orejas al magistrado, pero él se caracteriza por vestirse así.

– Pero los mensajes en Facebook del juez Rau hicieron probablemente que se tuviera una percepción anticipada sobre él…

– Sin duda, los jueces son todos seres humanos, y seguramente tienen puesto su corazón en algún lugar, eso es absolutamente claro. Por eso es que la ley establece que necesariamente estos tribunales son colegiados, o sea hay tres magistrados y no sólo uno, que establecen las condenas o las absoluciones. Sin perjuicio de aquello, obviamente este juez ha tenido un actuar no solamente poco decoroso desde el punto de vista de la vestimenta, sino que también sin duda con sus manifestaciones en Facebook. Ahora, a mi no me consta que sean de él, se dice que sí lo son, que quede claro aquello. Pero si fueran de él, me parece de extrema gravedad que emita ese tipo de opiniones antes. Yo entiendo que eso lo tuvieron en vista en algún momento los abogados querellantes y que de alguna manera, por alguna razón, decidieron no presentar la solicitud de recaudación pertinente, pero creo que le hacen un flaco favor a la justicia chilena, y al devenir del país, que las magistraturas se den el lujo de plantear esos temas. Yo recuerdo profesores de la Universidad -muchos de ellos ministros-, que se cuidaban mucho en la cátedra de emitir opiniones sobre política, y siempre se excusaban de hacerlo con mucha elegancia, diciendo que eran parte de la magistratura y por lo tanto tenían que guardar cierto decoro. Obviamente en este caso no se da y deja mucho que desear respecto de su conducta. Esperemos que eso no haya influido en lo sustancial del fallo. Ahora, nos da tranquilidad de que es un tribunal colegiado, pero sin duda será materia también del accionar de los querellantes y de la fiscalía respecto de los vicios de nulidad que tenga el juicio. Yo no soy abogado de la causa, pero estamos siempre apoyando a la familia y sin duda que es un aberración la forma en que ha conducido este magistrado.

Operación Huracán y decisión de la Corte Suprema: “Yo creo que este hecho en particular va hacer fracasar la investigación”

– Ahora, en el caso de la Operación Huracán, la Corte Suprema consideró que faltaron fundamentos para establecer la prisión preventiva del líder de la Coordinadora Arauco Malleco, Héctor Llaitul, y los otros imputados. ¿Qué le parece?

– Lo que pasa es que el tribunal de primera instancia cuando conoce los hechos, no es que la investigación quede sin efecto, sino que continúa. Ahora, obviamente que no se dieron las condiciones necesarias para tener a las personas en prisión preventiva. Por cierto que entorpece muchísimo la investigación, la excelentísima Corte estaba contra la espada y la pared, no tenía ninguna alternativa jurídica para pedir que se complemente la resolución, y esas resoluciones tienen que ser fundadas y si el fundamento no le pareció a la Corte, me encantaría que nuestros parlamentarios estuvieran discutiendo modificaciones legislativas al Código Procesal Penal que permitiera que esto se conociera y se comentara en segunda instancia antes de resolver.

– Se ha dicho que con la liberación de los imputados se produce un riesgo de fuga…

– No solamente un riesgo de fuga, sino que el fracaso absoluto de la investigación, y en definitiva traducirse en una ineficacia de las sanciones, ya que la liberación produce muchas cosas, no sólo sacar de circulación a estas personas, sino que no se pre constituyan pruebas, y una serie de elementos que son importantes. Yo creo que este hecho en particular va a hacer fracasar la investigación, espero equivocarme, pero les va a dar todo el tiempo para ponerse de acuerdo, y en definitiva establecer excusas legales que les permitan no ser sancionados.

– El presidente de la Corte Suprema, Hugo Dolmetsch, ha sostenido tres reuniones con familiares de personas involucrados con hechos de violencia en la zona. ¿Qué le parece?

– Mal. Creo que no debería hacerlo, menos en este tipo de circunstancias que se están viviendo en la región, al igual que me parece muy mal que los organismos internacionales manden observadores de los procesos cuando ellos se abrazaban y se despedían de beso de las personas que eran los familiares de los imputados. Entonces, si claramente estas son las personas que hoy día están en cuestión, si quieren observar un proceso, que lo hagan de forma imparcial, mirando para los dos lados, pero no pueden sentarse al lado de los imputados prejuzgando la situación. Aún cuando no está establecida la inocencia. Mal me parece eso, mal me parece que el presidente reciba a estas personas, creo que hay que guardar la imparcialidad y no dar señales equívocas a las personas. Hoy está muy en tela de juicio la función de los tribunales, su imparcialidad, y por lo tanto ese tipo de acciones generan más dudas en la ciudadanía, más intranquilidad en la zona y generan este clima de temor y de seguridad que existe hoy en la región.

– ¿Qué esperan las víctimas de la violencia rural hoy?

– Que se restablezca el estado de derecho, que se pueda de alguna manera pensar que esto va a llegar a sentencias, a sanciones cuando se cometen estos delitos, que se encuentren a los responsables, que estas personas sean sancionadas. Eso es lo que esperamos, un mínimo de justicia y de estado de derecho, nada más que eso. Hoy día que este gobierno pase luego, que se vaya luego, y que el que venga, traiga las propuestas necesarias para poder avanzar en la paz y tranquilidad de todas las personas que viven acá. Espero que los tribunales de acá en adelante, estén a la altura de la circunstancia, a la altura del conflicto, que no se flaquee del punto de vista del Gobierno, de la posibilidad de apoyar con querellas, pero que sean reales, no simplemente para poder mantener una apariencia pública y después desistir o cambiar de calificación. Acá los delitos son terroristas, los autores están identificados, pero se requiere que las policías hagan su trabajo bien hecho y lo mismo la Fiscalía, y que de una vez por toda se sancione a los responsables.

Comuneros acusados de quema de iglesia reanudan huelga de hambre

– ¿Qué le parece que los comuneros acusados de la quema de iglesias hayan retomado la huelga de hambre?

– Está muy enlazado con lo que hemos venido conversado, en el sentido de que efectivamente hay injerencias o presiones de estos grupos hacia las autoridades administrativas, ojalá y espero que esas presiones no lleguen a esferas del Poder Judicial; por lo menos así lo veo yo, pero sí al poder Ejecutivo. Y cuando este toma la titularidad de la acción persecutora a través de las querellas, y empieza a cambiar de parecer, esto se transforma en cualquier cosa. De hecho, hace unos días el magistrado le llamó la atención al querellante del ministerio del Interior, en el sentido de decirle que le explicara cómo es posible que en su tribunal le hubieran pedido veintitantos años de prisión a estas personas y después le vengan a decir que no es un peligro para la sociedad. Esos cambios se producen porque el gobierno tiene la voluntad de aceptar estas presiones indebidas. Cualquier ciudadano de Chile que está sometido hoy día al mismo procedimiento si comete un delito o si existen presunciones fundadas o cualquier indicio que determine que estas personas son partícipes de aquel delito, con conocimiento de los hechos, se pueden enviar a prisión preventiva, ellos quieren alternar la prisión preventiva y que no se les aplique cierta disposición legal que dice relación con las conductas terroristas. La ley antiterrorista se aplica cada vez que el mérito de los hechos lo permiten, no en razón de lo que quieren los querellantes o imputados, ellos tienen que estar colaborando con la justicia y no entorpeciéndola.

– ¿Cómo evalúa la función de los querellantes del ministerio del Interior, en general?

– Ha sido poco decorosa, creo yo, respecto de los colegas que han cambiado su posición, su parecer, han permitido recalificar el delito, procesalmente no lo han podido hacer, están muy complicados. Creo que es impresentable, denota debilidad de un gobierno, más encima genera más desconfianza en el clima que se vive en la zona.

Por Carmen Novoa V. para ellibero.cl

/psg