El miércoles 8, el ex director internacional de la constructora brasileña OAS, Augusto César Ferreira e Uzeda –César Uzeda–, llegó a las oficinas de la fiscalía de ese país para declarar en el marco de la investigación de “Lava Jato”.

Era la primera vez que Uzeda colaboraba en el caso, luego de que se conocieran los acuerdos de delación compensada sellados, entre otros, por el ex presidente de OAS José Adelmario Pinheiro Filho –Leo Pinheiro– , condenado en 2015 a 16 años y 4 meses de prisión por los delitos de corrupción, lavado de dinero y crimen organizado.

Las diligencias relacionadas con Uzeda en la fiscalía de Brasil son seguidas con atención por la fiscal Ximena Chong, quien indaga eventuales aportes irregulares provenientes de ese país a campañas políticas chilenas, entre las que estarían la de Marco Enríquez-Ominami y la de la Presidenta Michelle Bachelet.

Uzeda no es un desconocido para ME-O. De hecho, el ex ejecutivo de OAS viajó en 2013 de Santiago a Sao Paulo en un jet privado junto al entonces candidato presidencial y su asesor, Cristián Warner.

El propio Uzeda fue quien desmintió al presidenciable del PRO al reconocer en Reportajes, en julio de 2016, que “si OAS hizo una donación para Marco Enríquez por una amistad personal, me parece un tema tan banal, tan menor, que no entiendo por qué no lo transparentó. Por qué no habló con la verdad: ‘me prestaron un avión por dos o tres meses’”.

En las últimas semanas -sin embargo-, surgió la eventualidad de que la campaña de Bachelet también haya recibido aportes. El domingo 5, Reportajes reveló un pago de $60 millones de OAS Chile a Giorgio Martelli, reconocido recaudador y administrador de los fondos de campaña de la hoy Presidenta. El abogado de Martelli, Cristián Arias, señaló -sin embargo- que el geógrafo había realizado un trabajo para la constructora.

Quienes dicen tener acceso a la declaración de Uzeda afirmaron que los fiscales brasileños le preguntaron por la donación de OAS a Enríquez-Ominami y también por su relación con Martelli. En el primer caso, el ex ejecutivo habría confirmado la donación, mientras que respecto del recaudador de Bachelet afirmó que los tratos con él se produjeron después de su salida de la constructora.

/psg