En ese contexto, la comisión investigadora dictaminó que la actuación de Mohor “califica como un actuar negligente, despreocupado por la salud y la calidad de funcionaria pública de la afectada y que no se condice con el actuar correcto de un presidente del Centro de Estudiantes”.

Sin embargo, desde la presidencia de la Fech acusaron sanciones “desmedidas” e irregularidades en el proceso de toma de decisiones (ver entrevista). Según detallaron dirigentes autonomistas, la denuncia fue presentada por militantes de RD, quienes a su vez fueron los que encabezaron la comisión investigadora con tres de los cuatro miembros.

Además, explican tanto desde el MA, como de otras bases estudiantiles, que se vulneró a la funcionara afectada al seguir con una investigación que ella pidió no continuar para evitar exponerse.

A nivel partidario también se encendieron las alarmas. Este conflicto entre los universitarios tensionó las dos colectividades más influyentes del Frente Amplio, que son lideradas por Giorgio Jackson (RD) y Gabriel Boric (MA)

/gap