“No opino de gente miserable”, dijo al salir de la clínica en Iquique el senador independiente (ex PS) Fulvio Rossi al ser consultado por los dichos del diputado comunista Hugo Gutiérrez, quien se había referido al inédito ataque que sufrió el miércoles sosteniendo que “espero que se investiguen todas las hipótesis, incluyendo la del autoatentado… suele mentir”.

La agresión puso los focos en la realidad de la región, donde Rossi busca la reelección ante el caudillo local Jorge Soria, su rival directo y aliado de Gutiérrez. Esto, porque en la región de Tarapacá sólo se eligen dos asientos en el Senado, transformándose en una de las circunscripciones “binominales”, ya que es muy difícil que salgan electos candidatos de coaliciones pequeñas o los independientes como Rossi.

Pero la agresión dejó en evidencia las grandes diferencias que hasta ahora han tenido los sectores de la centroizquierda, principalmente entre los que creen que la Concertación fue una coalición exitosa en Chile, y los que sostienen, como la diputada Karol Cariola (PC), que “está enterrada hace rato”.

Lo paradójico es que tras el ataque a Rossi toda la Concertación se reunió en un mismo pensamiento: condenar la agresión. Incluso el ex Presidente Ricardo Lagos, quien había realizado un video hace unos días entregándole su apoyo, escribió en su cuenta de Twitter que es “inaceptable el ataque hacia Fulvio Rossi. Condenamos las prácticas de violencia en una campaña electoral. No es propio de la tradición democrática de Chile. Deseamos la pronta mejoría de Fulvio Rossi y que se aclare lo sucedido”; sin embargo, el PC en la voz del diputado Gutiérrez, hizo lo contrario, sosteniendo que “el que haya dicho que escuchó el acento de un extranjero cuando fue atacado es parte de su campaña. Está estigmatizando a los extranjeros”.

Pero lo que sorprendió a muchos fue que el presidente del PC, Guillermo Teillier, al ser consultado respecto de si el propio Gutiérrez podría tener alguna vinculación con el ataque lanzó que “Gutiérrez no es que anda pegando cuchilladas a la gente. Hasta creo que podría ser uno de derecha para echarle la culpa a Gutiérrez. Eso sí que lo creo”.

Así las cosas, y pese a que Claudia Pascual (PC) visitó al senador en su calidad de ministra, en el mundo de la centroizquierda hubo un categórico rechazo a la actitud del diputado. La ex ministra de Educación, Mariana Aylwin, dijo “este señor supera todos los límites. Lamentable gente como él en política. Cómo podemos seguir en la misma alianza”, haciendo alusión a que tanto la DC y el PC son parte de la Nueva Mayoría.

Lo mismo hizo el presidente (s) de la DC, Matías Walker, quien sostuvo que “cuando el odio es tan grande que impide reconocer un atentado y condenarlo. Ese no es el Chile que queremos”. En tanto, el senador Carlos Montes (PS) dijo en CNN que “mire yo creo que normalmente Gutiérrez dice cosas imprudentes, pero en este caso creo que es particularmente imprudente porque él podría haber esperado que las cosas se clarificaran, que pasara un día por lo menos” y agregó que “partir con esto, refleja tratar de transformarlo en algo político para él, está tratando de instrumentalizarlo por otro lado. Lo único que le diría es prudencia, prudencia”.

El “plebiscito” entre la Concertación y la Nueva Mayoría

Tras el ataque al senador Fulvio Rossi en la región de Tarapacá se instaló la incertidumbre. El analista político y académico de la Universidad de Talca, Mauricio Morales, decía tras la agresión que este tipo de acontecimientos podría “generar algunos cambios en el comportamiento electoral de los votantes”, pero además la región es una de las más competitivas en la senatorial, primero por los conflictos entre Rossi y el Gutiérrez, pero también por la disputa entre las dos izquierdas: la Concertación y la Nueva Mayoría.

Esto porque si bien en la región se eligen dos cupos, los analistas sostienen que uno sí o sí se lo llevaría la lista de Chile Vamos, donde Luz Ebensperger (UDI) correría con ventaja, por lo que la verdadera competencia está entre Fulvio Rossi y el caudillo local, Jorge Soria.

Si bien Soria compite en un cupo del PPD en la lista Fuerza de la Mayoría, el ex Presidente Ricardo Lagos (PPD) dio su respaldo a Rossi diciendo “quiero invitarlos a apoyar al actual y futuro senador, Fulvio Rossi”, ya que “usted está seguro de alguien que tiene la camiseta en el norte de Chile. Usted está seguro que va a luchar por tener una educación mejor y más seguridad en nuestras casas”.

Morales dice que “este evento va a traer coletazos a nivel político porque, por ejemplo, el diputado Gutiérrez señala que existe la posibilidad de que esto sea un auto atentado. Por ende, la elección de Iquique se puede polarizar mucho más”.

Y eso es justamente lo que piensan en la Nueva Mayoría, ya que si bien son conscientes de que Soria correría con amplia ventaja sobre Rossi ayudado además por el sistema electoral, esto podría generar que el electorado tenga otros incentivos para votar y que esta elección se transforme en un verdadero plebiscito entre la Concertación y la Nueva Mayoría o Fulvio Rossi o Jorge Soria.

Por Carmen Novoa V. para ellibero.cl

/psg