En la actualidad existe todo tipo de cirugías que buscan modificar ciertas partes del cuerpo, con el único objetivo de devolver la seguridad y autoestima de quien se somete a este tipo de intervenciones.

Y bajo ese contexto es que ha surgido una intervención que ha causado revuelo en EEUU y Europa, porque permite tener una “vagina de Barbie”. ¿Cómo así?

Según publican en el sitio La VanguardiaMXesta intervención consiste en “buscar una vagina renovada, juvenil, simétrica y lisa. Se le llama Vagina de Barbie, porque las chicas buscan una zona genital que apenas se note debajo de la ropa o bien se vea perfecta, como de muñeca”.

Según informan en el sitio Actitud Fem, hay especialistas que se han preocupado por el boom que ha tenido esta cirugía. En el sitio mencionado, cuentan que en 2014, en Estados Unidos se realizaron cinco mil intervenciones, mientras que en 2016 la cifra llegó a 12 mil.

Las que más optan por este tipo de cirugías, son las adolescentes, según un estudio publicado en Independent, esto es porque están influenciadas por la pornografía y por sus propias parejas. 

¿Cómo es la cirugía?

Según el sitio de noticias mexicano, el procedimiento, generalmente, se hace con láser y consta de dos pasos. “Se hace un corte con láser para quitar el tejido sobrante que causa molestia y luego la remodelación de la mucosa vaginal para lograr la estética en los labios menores”.

Hablamos con el Dr. Jorge Alvarado, Ginecólogo Obstetra de Clínica Tabancura y nos afirmó que “es una cirugía que es más bien a solicitud de paciente por algo estético y por lo mismo como toda cirugía de este tipo no es ‘indispensable’. Se debe informar al paciente de los riesgos, para que ella decida”. 

Según el especialista, este tipo de cirugía corresponde a un “rejuvenecimiento vaginal” o “labioplastía”, y el fin único es que la vulva luzca más joven. Las mujeres acuden a ella para que esa zona luzca bien para ellas y para su pareja. Además, según el profesional “algunas pacientes refieren mejoría en su calidad de vida sexual”.

Eso sí, el ginecólogo advierte que “todo procedimiento implica un riesgo de complicación, que puede ir desde infecciones, cicatrización e hipersensibilidad. Es por eso que la paciente debe estar bien informada”.

/gap