La última encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP) le daba a la candidata del Frente Amplio (FA) Beatriz Sánchez un apoyo del 8,5% en la primera vuelta. El sondeo de Cadem del pasado 3 de noviembre tampoco le dio muchas esperanzas de pasar a un balotaje (13%).

Sin embargo, la periodista de 46 años logró ayer un sorpresivo 20,3% de votación, ubicándose a dos puntos de haber pasado a la segunda vuelta del 17 de diciembre que enfrentará a Piñera (36,7%) y Guillier (22,6%). Su resultado, junto a la también sorpresiva adhesión parlamentaria que logró el FA (ver relacionada), ayudó a consolidar al conglomerado de izquierda como el tercer referente político del país.

De ahí que en su discurso de anoche uno de sus primeros dardos fue precisamente contra los sondeos de opinión. “Quiero mandar un mensaje bien clarito a esta hora: a todas las encuestas que nos dijeron que nosotros íbamos a estar abajo, ¿Dónde está ese oráculo que es la CEP borrándonos del mapa? ¿dónde están las otras encuestas -como la Cadem- que decían que están fuera, que pueden llegar cuartos o quintos”, apuntó Sánchez.

La abanderada del FA prosiguió y endureció más sus críticas a las encuestas: “Yo me pregunto, si esas encuestas nos hubieran dicho la verdad a lo mejor sí estaríamos en segunda vuelta. Tuvimos una diferencia pequeña, con quien hoy día es parte de este gobierno. Y pusieron un escenario diciendo que nosotros estábamos fuera y eso fue falso. Estábamos adentro. Yo mañana quiero una explicación de estos que se sienten los dueños de Chile diciendo que nosotros estábamos fuera. Explíqueme en qué momento íbamos a sacar un 8% cuando tenemos un 20%”.

De la emoción al triunfalismo

Una visiblemente emocionada Sánchez llegó ayer al mediodía hasta el liceo Carmela Silva Donoso, en la comuna de Ñuñoa, para realizar su sufragio.

Acompañada del diputado reelecto Giorgio Jackson (RD) y de su marido, Pablo Aravena, además de otros adherentes, la candidata sufragó en la mesa 105 del establecimiento y tras ello destacó el cariño de sus votantes. “He sentido mucho cariño y creo interpretarlo bien. Es reflejo de algo que quisimos hacer intencionadamente de una forma distinta. Es muy emocionante”, fue uno de los primeros gestos emotivos que mostró Sánchez.

Tras advertir la emoción de la candidata, fue Jackson quien salió en auxilio de Sánchez, entregándole una botella de agua.

Luego, Sánchez continuó su declaración, mostrándose “orgullosa de lo que hemos hecho (…) es un orgullo abrir temas nuevos. Creo que hoy todos nos encontramos en un movimiento que nos representa. Estoy super orgullosa de ser la primera candidata del Frente Amplio”.

Asimismo, la periodista sostuvo que también siente orgullo “de lo que va a venir después” y reiteró el llamado a la participación. “Es el momento en Chile en que todos y todas valemos lo mismo”, añadió.

Tuvieron que pasar casi nueve horas para que la aspirante a La Moneda volviera a aparecer en escena, ahora en la sede de su comando en el centro de Santiago. Ya no apelando a la emoción, sino al triunfalismo de su estratégico 20,3%.

“Estoy tan feliz, estamos tan felices, Chile quiere cambios. Chile quiere un cambio y lo dijo hoy día votando, más de un millón de personas votaron por el cambio”, aseguró Sánchez, agregando: “Sí se puede, y vamos a seguir pudiendo porque hoy día estamos cambiando el mapa político de Chile”.

En el discurso de los candidatos presidenciales más esperado de la jornada, Sánchez dio cuenta de la épica de su campaña y del futuro que espera a su sector.

“Vamos a seguir construyendo con mucha esperanza y convicción, porque las ideas que hoy estamos colocando sobre la mesa, la forma en que lo estamos haciendo fue respaldada hoy en las urnas y eso es lo que quiero decirle a todo Chile. Sobre todo a los que están arriba y nos decían una y otra vez: ‘No pueden’, ‘no les va a resultar’…y eso no es así…Sí se puede, porque hoy día estamos cambiando el mapa político de Chile, no solamente por este millón 200 mil votos, sino por todos los votos que hoy día nos van a dejar una bancada parlamentaria del Frente Amplio. Hoy quintuplicamos la cantidad de parlamentarios frenteamplistas porque el cambio viene para quedarse”, indicó la abanderada del FA.

Respecto de la competencia que tuvo con las demás candidaturas, indicó que fue “desigual (…) en plata, un candidato gastó seis veces más que nosotros y así la hicimos. Porque hubo trabajo, seriedad, coherencia, convicción, porque lo hicimos de manera honesta. Hubo ingenuidad también y creo que esta mirada de inocencia le hacía falta a la política Chilena”.

Sobre sus eventual respaldo en segunda vuelta, Sánchez sostuvo que “Sebastián Piñera es un retroceso para este país y este país va con otro ritmo”, sostuvo. Dicho gesto fue interpretado en el oficialismo como un guiño a la candidatura de Alejandro Guillier en el balotaje.

De todos modos, la periodista hizo un llamado a los adherentes del Frente Amplio a unirse en torno a una conversación en las próximas semanas para definir a quién respaldarán en la segunda vuelta del 17 de diciembre, que enfrentará a Guillier y Piñera.

Lo que viene

Sánchez y los dirigentes del FA ahora deberán abordar su nuevo capital político y la eventual negociación con la Fuerza de Mayoría de Guillier.

Ya han descartado realizar un plebiscito, por la inexistencia de un padrón frenteamplista, lo que abriría la opción a que votantes de Guillier se “colaran” en la consulta para forzar un apoyo a la NM. En cambio, tendrán un proceso de discusión entre las colectividades que, según acordaron la noche del miércoles, culminará el 7 de diciembre.

Ahí entregarán una postura, aunque por ahora en el conglomerado prima la opción de rechazar un apoyo a Alejandro Guillier.

/gap