El candidato de Chile Vamos, Sebastián Piñera, tras un desayuno con los parlamentarios electos de Chile Vamos, reconoció que hubo un exceso de triunfalismo en su sector y lo califica como un error. Y, pese a que Kast obtuvo un 8% de las preferencias, asegura que no se “derechizará”.

En su discurso celebró los resultados. Si bien la diferencia entre usted y Alejandro Guillier es de 14 puntos, no consiguió superar el umbral del 40% que era lo que esperaban. ¿A qué cree que se debió?

Yo creo que fue un buen resultado, muy parecido al resultado del año 2009, y recuerde usted que el año 2009 ganamos. ¿Por qué creo que fue un buen resultado? Porque ganamos en todas las regiones de Chile. Pero lo que más contento me tiene es que logramos ganar en todas las comunas de clase media: La Florida, Macul, Ñuñoa, Santiago y San Miguel. También ganamos en todas las comunas donde viven los chilenos más pobres de Chile. Pero, sin duda, siempre pensamos que esta elección no se iba a ganar en primera vuelta. De hecho, yo planteaba que nuestra meta era tener una ventaja superior a 10 puntos, y lo superamos.

Más allá de que dice que fue un buen resultado, votó casi un millón de personas menos por usted…

El 2009 yo era el único candidato de la centroderecha y ahora éramos dos candidatos. De hecho, hoy día (ayer) me reuní con José Antonio Kast, vino a entregarme su total apoyo y respaldo.

¿Se va a sumar a su comando?

Él (Kast) va a trabajar por los tiempos mejores y va a seguir recorriendo el país. Al igual que vamos a incorporar a muchas personas que tuvieron grandes resultados electorales, a los que aprovecho de saludar, por ejemplo, Felipe Kast, Juan Antonio Coloma, Francisco Chahuán y muchos más.

¿Hubo una menor votación porque fueron triunfalistas?

Bueno algunos fueron triunfalistas. Yo siempre dije: que no íbamos a caer en ninguna soberbia, en ningún triunfalismo.

¿Quiénes?

De nuestro sector. Pero yo siempre planteé que íbamos actuar con humildad y sin soberbia. Siempre dije que esta elección no se resolvía en primera vuelta y siempre dije también que íbamos a lograr una ventaja importante sobre el segundo lugar. Son más de 14 puntos y creo que eso es un buen resultado.

Con ese casi 8% de José Antonio Kast, ¿qué tan importante será su figura y si colaborará de manera formal en el comando?

Él va a colaborar. Va a mantener su trabajo, sus giras, para poder sumar voluntades y corazones a la causa de los tiempos mejores.

Más allá del apoyo de Kast, este 8% que él representa, ¿en qué se va a traducir en la campaña para el balotaje? ¿Se va a redirigir la estrategia?

No. Nosotros no nos vamos ni a derechizar ni a izquierdizar en nuestra campaña. Vamos a mantener la misma línea, convocando a los chilenos de sentido común, que son la inmensa mayoría, que quieren más diálogos, acuerdos y menos retroexcavadora. A ese Chile vamos a convocar, con humildad, esperanza y mucho trabajo.

Entonces, ¿la estrategia se mantiene?

La estrategia se mantiene para la segunda vuelta, no la vamos a cambiar.

¿No habrá guiños especiales a la derecha más conservadora?

Vamos a recibir y acoger con los brazos abiertos a todos los que quieran sumarse a esta gran causa y misión de tener un país desarrollado. Un país que les dé oportunidades a todos de desarrollar sus talentos y que les dé garantías a todos de una vida con dignidad.

En las elecciones parlamentarias tampoco obtuvo los resultados esperados. Usted había dicho que aspiraba a 76 diputados y lograron 73, en el Senado aspiraba a 13 y solo obtuvieron 12. Así, Chile Vamos no tendrá mayoría en ninguna de las dos cámaras. ¿Esto le complica, en caso de llegar a La Moneda?

Por supuesto que uno siempre querría un resultado mejor, pero 73 diputados y 12 senadores es un muy buen resultado. Creo que a pesar de que el Congreso va a ser muy distinto al que tenemos hoy día, más diverso, estoy seguro que cuando le ofrezcamos al futuro Congreso grandes acuerdos nacionales para enfrentar grandes problemas nacionales (…), estoy seguro que los nuevos parlamentarios van apoyar.

¿Esto lo fuerza a buscar más acuerdos en otros sectores?

Sin duda. Siempre hemos dicho que quiero ser un presidente de unidad, de todos los chilenos, que busque unir y no dividir, que proponga acuerdos y no pretenda pasar una retroexcavadora.

¿Se cometieron errores durante esta campaña?

Bueno, por supuesto, las campañas no son perfectas.

¿Cuáles?

Por ejemplo, hubo algunos sectores que manifestaron exceso de triunfalismo, eso nunca fue ni la actitud, ni el mensaje de nuestro comando. En lo personal, siempre llamé a actuar con humildad, sin soberbia y a respetar la decisión de los ciudadanos. Yo espero con humildad, pero con mucha fe el resultado de la segunda vuelta en cuatro semanas más.

Y en este escenario de exceso de triunfalismo, ¿qué le pareció que desde los partidos de Chile Vamos comenzaran a buscar nombres para su eventual gabinete?

Mire hay una regla de oro a la cual yo me he atenido ciento por ciento: un candidato nunca habla de gabinete mientras no sea presidente electo. Yo no he ofrecido ningún cargo a ninguna persona. Por lo tanto, no me pareció bien esta discusión que se dio en algunos sectores.

¿Y qué le parece que la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, diga que quiere a un UDI en un eventual comité político?

No me pareció bien empezar a hablar de ministerios antes de ganar las elecciones. No hay que poner la carreta delante de los bueyes.

¿Fue un error?

No me pareció bien.

Por último, ¿cómo vaticina la segunda vuelta?

Siempre he dicho que esta elección va a ser estrecha, pero yo tengo fe, confianza y esperanza y sé que los chilenos van a escoger los tiempos mejores.

/gap