Eliminar el sistema binominal se convirtió en una de las más fervientes promesas de la Presidenta Michelle Bachelet, quien en su programa de gobierno de 2013 ya pregonaba la “necesidad de prestigiar nuestra política y contar con un sistema electoral que permita representar la amplia diversidad de visiones que tienen los chilenos y chilenas”.

Tan pronto asumió su ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, se encargó de diseñar el nuevo sistema proporcional inclusivo, e instaló un mecanismo denominado d’Hondt, que teóricamente daría mayor representatividad, ya que permite determinar el número de cargos electos y la asignación de candidatos en proporción a los votos conseguidos por cada lista o pacto electoral.

El 27 de abril de 2015, la Mandataria promulgó la ley de dicho mecanismo y criticó al binominal por ser un “sistema concebido a partir del miedo, el miedo a la libre determinación de las personas, a la representación plena, a la inclusión, a la mayoría, a la participación plena, a la competencia y a la plena democracia”.

“Hoy es un gran día para la democracia, hoy hemos dejado atrás la condena del sistema binominal que por tanto tiempo limitó a nuestra representación política”, agregó Bachelet.

20 parlamentarios fueron electos con menos del 4%

Sin embargo, el nuevo Congreso elegido con el actual sistema ha instalado una polémica respecto de una veintena de parlamentarios electos con menos de 4%, y que fueron arrastrados por compañeros de lista que obtuvieron mayor votación. Por primera vez desde el retorno a la democracia, un 20% de los nuevos diputados llegará al Congreso con menos del 5% de los votos.

Por ejemplo, en Valparaíso la alta votación de Francisco Chahuán arrastró a Kenneth Pugh, quien obtuvo 4.616 votos (2,2%), y en la Región de la Araucanía ganó Carmen Gloria Aravena, arrastrada por Felipe Kast, con el 1,8% de las preferencias y 4.198 votos.

Lo mismo sucedió con Giorgio Jackson (23,7%), quien arrastró a sus compañeros de partido Gonzalo Winter y Natalia Castillo con 1,2% y 1,02% de los votos respectivamente. Ambos serán los diputados que ingresarán al Congreso con el menor porcentaje de votos.

Le siguen los nuevos legisladores del PC, Boris Barrera (1,29%) y Amaro Labra (1,82%), y los diputados RN Karin Luck (1,82%) y UDI Juan Manuel Fuenzalida (1,86%).

El binominal vs. el proporcional

Al poner en el pizarrón al cuestionado sistema binominal, que imperó desde 1990 hasta la elección de 2013, con el actual mecanismo implementado por Bachelet, se concluye que en el primer sistema se eligieron a 11 diputados con menos del 15% en los últimos 20 años (1997-2013).

Sin embargo, en la elección de este domingo se eligieron a 20 parlamentarios (18 diputados y dos senadores) con menos del 4% de los votos, algo inédito, explica Álvaro Bellolio, director ejecutivo de la fundación Nuevas Contingencias Sociales.

“El sistema actual hace más difícil el conocimiento de los parlamentarios electos, especialmente en distritos donde se eligen muchos parlamentarios. Por ejemplo, Natalia Castillo es electa diputada en Santiago con menos de 5.000 votos en un distrito con 950.000 potenciales votantes”, explica el investigador.

También le pone mayores trabajas a los independientes, como se reflejó en los casos de Enrique Lee, primera mayoría en Iquique, que quedó fuera, al igual que Fulvio Rossi en Tarapacá, Gaspar Rivas en Valparaíso y Rojo Edwards en la Araucanía.

Bellolio aclara que pese a sus evidentes fallas, el sistema actual “es representativo en el sentido que apunta a representar pactos e ideas más que candidatos específicos. En ese sentido, le da más estabilidad a los partidos y hace más difícil la aparición de díscolos independientes”.

Pero advierte que al enfatizar listas y no candidatos aumenta la probabilidad de que los ciudadanos no conozcan a sus representantes.

“La ventaja del binominal es que era un sistema simple con pocos candidatos y usualmente salían los que obtenían la mayor cantidad de votos. De hecho, en los últimos 20 años, ningún candidato fue electo con menos del 4% de los votos, y en esta elección, 18 diputados fueron electos con un menor porcentaje”, puntualiza.

Su daño colateral, acota, es que genera mucha tensión entre los candidatos del mismo pacto, dificulta el ingreso de partidos más pequeños, y fuerza al sistema a generar dos grandes bloques, “que si bien da más gobernabilidad, también genera roces dado que Chile es un país multipartidista”.

Año 2017, sistema actual D’Hondt:

– Diputados electos con menos del 4%: 18

– Senadores electos con menos del 4%: 2

Año 2013, sistema binominal

– Diputados electos con menos del 4%: 0

– Diputados electos con menos del 15%: 4

– Senadores electos con menos del 15%: 0

Año 2009, sistema binominal

– Diputados electos con menos del 15%: 0

– Senadores electos con menos del 15%: 0

Año 2001, sistema binominal

– Diputados electos con menos del 4%: 0

– Diputados electos con menos del 15%: 3

– Senadores electos con menos del 15%: 0

Año 1997, sistema binominal

– Diputados electos con menos del 4%: 0

– Diputados electos con menos del 15%: 4

– Senadores electos con menos del 15%: 0

Por Uziel Gómez Padrón para ellibero.cl

/psg