Este miércoles, y tras una jornada de discusión que se extendió por poco más de 4 horas, la sala de la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de reforma constitucional que incorpora la facultad de los afiliados de retirar parte de sus fondos previsionales, durante la vigencia de un estado de excepción constitucional de catástrofe.

La votación estuvo marcada por la incertidumbre respecto a la posturación que adoptaría un grupo de legisladores de Chile Vamos que se había declarado en “estado de reflexión” -quienes transmitieron decidirían su postura una vez que conocieran la propuesta del gobierno para la clase media- y antecedida por una serie de hechos de violencia que ocurrieron anoche en distintos puntos del país.

Finalmente, 13 legisladores de Chile Vamos terminaron respaldando la moción. El desenlace supuso un duro golpe para el gabinete político y el Presidente Sebastián Sebastián Piñera quienes la última semana desplegaron una serie de esfuerzos para alinear los votos de los diputados oficialistas tras la derrota que enfrentaron cuando se aprobó la idea de legislar. Una que situación provocó un quiebre en el sector.

Así, el artículo de la iniciativa que permite el retiro de los fondos de AFP, y que estos no estén sujetos al pago de impuestos, fue aprobado con 95 por votos a favor, 36 en contra y 22 abstenciones.

Sin embargo, el segundo artículo que creaba un fondo solidario fue rechazado. Esto porque sólo fue respaldado por 83 diputados, mientras que 43 se mostraron en contra y 21 se abstuvieron.

La jornada también se vio marcada por una acusación del parlamentario Andrés Celis contra su par Diego Schalper, luego de que el primero asegurara que Schalper ofreció beneficios a parlamentarios de su partido para que cambiaran su postura frente al proyecto. El gobierno pidió a Celis llevar los antecedentes a la justicia. Sin embargo, a denuncia fue presentada por el diputado DC Gabriel Ascencio. En paralelo, el legislador por O’Higgins anunció que se querellaría por las imputaciones en su contra.

Los 13 respaldos del oficialismo

A las 10.00 horas en punto comenzó una nueva jornada de discusión de la iniciativa sin la presencia de los ministros de Estados quienes se desplegaron en diferentes programas de televisión y radiales donde entregaron más detalles sobre los anuncios para la clase media dados a conocer ayer por el Presidente Sebastián Piñera.

En paralelo, los parlamentarios de Chile Vamos que se habían declarado en “reflexión” comenzaron a dar luces sobre su postura frente al proyecto. Este fue el caso del diputado Jorge Durán (RN) quien hace una semana se abstuvo durante la votación de la idea de legislar pero quien finalmente terminó aprobando la moción.

“Me abstuve porque el gobierno me planteó que teníamos que darle la oportunidad de dejarles poner sobre la mesa una mejor propuesta, mucho más buena que iría a la vena de clase clase media. Pero cuando uno escucha la propuesta uno ve que queda mucha gente fuera”, explicó para justificar su decisión.

Así Durán se sumó al grupo de cuatro parlamentarios de RN que ya habían confirmado que mantendrían su respaldo al proyecto, tal como lo hicieron el pasado miércoles: Andrés Celis, Eduardo Durán, Aracely Leuquén y Leonidas Romero.

A ellos, se sumaron los votos a favor de los diputados de la UDI, Christian Moreira -quien participó del proceso desde un centro de salud donde está internado desde ayer tras haber presentado problemas de salud-, Pedro Álvarez-Salamanca y Virginia Troncoso que también apoyaron la idea de legislar la iniciativa.

Desde el gremialismo, los legisladores Álvaro Carter y Sandra Amar cambiaron sus abstenciones de la pasada votación y en esta oportunidad apoyaron el proyecto.

Los otros parlamentarios RN que respaldaron el proyecto fueron Ramón Galleguillos, Hugo Rey y la independiente (pro RN) Erika Olivera.

“Esta norma representa una alteración de las reglas de nuestro sistema democrático”
En esta intensa jornada intervino el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, quien no estuvo presente en la sala cuando se aprobó la idea de legislar.

La figura de Blumel ha estado bajo cuestionamientos por dirigentes políticos del oficialismo, especialmente de la UDI, quienes han puesto en duda su capacidad de conducción política.

“Lamento la forma y el tono del debate”, dijo el secretario de Estado. En esta línea agregó que “ninguna propuesta seria en materia de pensiones ha propuesto el retiro de los ahorros (…) además, es una propuesta que altera el buen funcionamiento de nuestra institucionalidad ya que afectan normas del sistema presidencial que nos rige y que tiene que ver con iniciativas exclusivas del Presidente”.

“Ese es el efecto de la norma que se está votando, una alteración de las reglas de nuestro sistema democrático”, enfatizó la autoridad.

Asimismo, afirmó que “a quienes van a votar a favor, quiero señalar que no hay ninguna opinión técnica que los sustente, o prácticamente ninguna”.

“Aquellos que creen que le hace daño al gobierno, a las AFP, al modelo, en realidad les están dando un golpe a la clase media y a sus pensiones”, sostuvo.

/psg