“Entendemos (señor juez) que continuar con el monitoreo de este teléfono del imputado senador Andrés Zaldívar Larraín resulta fundamental tanto para acreditar el hecho originalmente investigado de tráfico de migrantes como el de cohecho”. Así, la Fiscalía Centro Norte solicitaba al Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago seguir escuchando las conversaciones del presidente del Senado, dado que es indagado por sus vínculos con el empresario Alvaro Jofré Cabezas, quien ingresó con 32 ciudadanos chinos al país entre el 7 de junio y el 12 de julio.

Estos antecedentes están en un oficio, al que accedió La Tercera, enviado por el fiscal Marcelo Carrasco el 9 de noviembre, en el que piden extender la interceptación telefónica por otros 15 días. En éste se relata que el caso comenzó a ser investigado el 16 de junio tras una denuncia de la PDI. Se relata que los inmigrantes entraron con visa de turista y Jofré “manifiesta a las autoridades de control migratorio que son sus invitados y proveedores y que se alojarán en el Hotel Plaza San Francisco”, dice el documento.

El fiscal Carrasco detalla que se estableció también que Jofré “se comunica con el senador Andrés Zaldívar Larraín, quien en al menos en tres ocasiones le indica que se ha contactado con Carlos Appelgreen Balbontin, actualmente director general de Asuntos Consulares e Inmigración, para revisar la gestión que le encomendó, esto es, le habría pedido que revisara la situación de las visas gestionadas por el imputado”.

Incluso, la fiscalía indica que Jofré fue visto el 26 de octubre saliendo del ex Congreso en Santiago, tal como lo había anunciado en sus conversaciones con otra de las imputadas. “Después de salir del Congreso se comunicó con Diego Rivera y le relató extensamente los detalles de su entrevista con el senador Zaldívar”.

/gap