El domingo en la noche, tras las elecciones, la Presidenta Michelle Bachelet le habló “a esa mayoría de chilenas y chilenos que hoy han dicho que quieren que el país avance y consolide las transformaciones, que harán posible una vida mejor y más justa para todos”.

En una actividad de ayer en La Pincoya, en la comuna de Huechuraba, repitió el mensaje de que “los ciudadanos han dicho con su voto que quieren que sigan avanzando las transformaciones para tener una mejor calidad de vida”.

Horas antes, Bachelet invitó a La Moneda al candidato oficialista, Alejandro Guillier, lo felicitó por su votación obtenida (22%), y éste le dijo que no le pedirá sacar a ministros del gabinete… para que avancen en la agenda legislativa.

Según reportó “El Líbero“, el 36% que obtuvo Sebastián Piñera, cifra inferior al 44% proyectado en promedio por diversas encuestas, llevó a que en la casa de Gobierno respiraran aliviados, e incluso, festejaran el resultado, ya que sacaron la cuenta de que la suma de los votos opositores a Piñera y José Antonio Kast podrían alcanzar para mantenerse en el poder.

Sin embargo, el ex ministro de la Segpres del gobierno de Sebastián Piñera, Cristián Larroulet, le replicó a la Mandataria que “el resultado de la primera vuelta confirma el rechazo a las políticas del gobierno”.

Ello, ya que la “suma de los votos de los sectores que plantearon un cuestionamiento a la conducción de la Nueva Mayoría superó el 65%, y eso viene a validar un poco la impresión del rechazo a las reformas que, por distintas razones, tiene mayoritariamente el país”.

El triunfalismo versus la realidad

Pero, más allá de la polémica política, ¿qué mostraron los resultados de la pasada elección parlamentaria?

La primera conclusión es que el legado político de Bachelet dejará a la Nueva Mayoría con la mayor debacle de una coalición política desde el retorno de la democracia.

Las cifras son las siguientes: Respecto de 2013, dicha coalición perdió 851 mil votos, 11 diputados y 20 puntos porcentuales de representación política en la Cámara de Diputados.

Ello, ya que pasó de 2,9 millones de votos hace cuatro años a 2 millones de votos este domingo; de 67 diputados elegidos a 56 -pese a que se aumentó la dotación de la Cámara de 120 a 155 miembros-; y de representar el 56% de dicha Cámara de Diputados al 36% actual.

Chile Vamos, en cambio, logró aumentar sus votantes en 65 mil, sumó 24 diputados y mejoró su representación política en 11 puntos, ya que pasó de tener el 36% de los escaños de la Cámara al 47%.

Otra mala noticia para la NM es que los dos candidatos oficialistas, Alejandro Guillier y Carolina Goic, obtuvieron 169 mil votos menos que el peor resultado electoral para cualquier candidato de la Concertación o Nueva Mayoría, que fue Eduardo Frei Ruiz-Tagle en 2009.

En ese entonces, el ex Presidente obtuvo 2 millones 53 mil votos, equivalente al 29,60%, cifras superiores al millón 884 mil votos y 28,58% sumados de Guillier y Goic.

Por Uziel Gómez Padrón para ellibero.cl

/psg