El pasado lunes 23 de octubre, la sección Prófugos, de la Dirección de Investigación Criminal de Carabineros, detuvo a “El Bestia”, quien pertenecía a un grupo neonazi que en 2014 participó del homicidio de un joven punk, en Maipú. El sospechoso llevaba 901 días con una orden de detención a cuestas, por lo que su arresto era prioritario para la policía.

La detención de este condenado por homicidio se desarrolló dentro de un plan general, que en junio de 2016 lanzó la Dirección de Investigación Criminal de Carabineros, a través del Departamento de Búsqueda de Personas y Vehículos (SEBV).

La unidad de policías especializados se centró, como prioridad, en 500 personas con órdenes pendientes “clase A”. Los más peligrosos, según la policía.
Además de “El Bestia”, en esta lista también estaba un sacristán que abusó de un menor de 14 años, que era buscado desde 2014, y un ladrón avezado, que tenía más de seis órdenes pendientes por atracos violentos y de alta connotación social.

¿Qué califica a estas 500 personas como las más peligrosas? Según explicó el jefe del SEBV, mayor Diego Rojas, “se ordenan por diferentes factores y dimos con una ecuación clave: la gravedad del delito, los días que lleva prófugo y el número de reincidencias en distintos tipos de delitos. A partir de eso salimos en la búsqueda de estas personas que, además de tener un amplio historial delictual, son personas que siguen cometiendo ilícitos”.

En ese contexto, los casos que más ocuparon la atención policial, en un principio, fueron homicidas y asaltantes, donde en algunos casos se registraban hasta 126 detenciones previas y más de 600 días prófugos, desde que se emitió su orden de detención. “Hicimos un primer objetivo de 500, y nos pusimos a trabajar en ellos”, dijo el mayor Rojas.
Así, entre junio de 2016 y octubre de este año, la Sección de Prófugos detuvo a 429 personas. En 2016 se detuvo a 212 y, entre enero y octubre de 2017, a 217.

Según el desglose que hizo el SEBV sobre los detenidos, 73 cayeron por robo, 24 por violaciones, 23 por estafas millonarias y 20 por homicidio . El resto es por otros ilícitos.

El subsecretario de Prevención del Delito, Óscar Carrasco, valoró el trabajo, pues “varios de ellos son delincuentes reincidentes y es importante que hayan salido de las calles. Esto está en la línea que como subsecretaría y gobierno hemos estado realizando. Es una estrategia de investigación criminal muy focalizada y especializada”.

Los que quedan

En la lista de los prófugos que quedan por arrestar para esta unidad de búsqueda destaca el caso de Natalia Guerra Jequier (31), quien fue condenada en abril de este año por el homicidio de su hijo recién nacido, en medio de un ritual de la llamada secta de “Antares de la Luz” .

Según la información que se maneja sobre el paradero de la mujer, esta escapó de su casa, donde cumplía arresto domiciliario, en San Juan de Pirque. Su orden de detención fue emitida el 24 de abril para que cumpliera una condena de cinco años de presidio por el homicidio ocurrido en noviembre de 2012, en el sector de Colliguay.

El caso de Guerra es uno de los prioritarios para la sección de búsqueda de la policía uniformada, dada la complejidad de su caso y su eventual escape del país.
Parricida

El paradero de un hombre acusado de parricidio también es uno de los objetivos centrales de los peritos. Jorge Angulo Quintana (37) forma parte del listado de prioridad de Carabineros, puesto que registra una orden de detención por el delito de parricidio.

A Angulo se busca por el brutal homicidio de su pareja, en 2010, con un arma blanca. Según los registros de la policía, el hombre habría causado múltiples cortes a la mujer, quien falleció a las pocas horas de ser atacada. Se cree que este prófugo podría estar escondido bajo otra identidad, en la VII Región.

Para el presidente de la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia del Senado, Felipe Harboe (PPD), “es fundamental seguir avanzando en este tipo de investigaciones, por lo que me parece que debería ser una estrategia permanente para evitar la impunidad”.

El mayor Rojas, a cargo de la unidad de búsqueda, indicó que una vez terminado el trabajo de los 500 prófugos más buscados, se seguirá trabajando en los que siguen en orden de peligrosidad, hasta lograr terminar con quienes están libres y registran órdenes de detención. Además, llamó a denunciar vía correo o telefónica.

/gap