“Somos serios y cualquier propuesta será responsable financieramente y técnicamente sólida, protegiendo los ahorros de los cotizantes, vigilando su rentabilidad y asegurando la propiedad de sus ahorros en la cuenta personal”, asegura de entrada el economista Osvaldo Rosales, jefe programático de la candidatura de Alejandro Guillier, consultado sobre los planes del presidenciable de la Nueva Mayoría en materia de pensiones.

Se trata de un tema que puede resultar clave para la configuración de los apoyos que requiere el candidato de cara a la segunda vuelta, principalmente desde el Frente Amplio, que propone en cambio reemplazar el actual modelo de capitalización individual y terminar con las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

Hasta antes de la primera vuelta, el planteamiento de Guillier había estado mayoritariamente alineado con el proyecto de reforma previsional ingresado por la administración de Michelle Bachelet al Congreso, que busca elevar en 5% la cotización, de cargo del empleador, y administrada por un nuevo Consejo de Ahorro Colectivo de carácter público.

Sin embargo, la necesidad de Guillier de captar la mayor parte del 20% de los votos alcanzados por Beatriz Sánchez en los comicios del 19 de noviembre y las palabras del presidenciable de la Nueva Mayoría que la noche del miércoles esbozó que “a largo plazo” las AFP deberían terminar, abrieron dudas sobre los reales planes de Guillier en materia previsional. Esto más aún en un contexto en que, dado el escaso tiempo que resta del año legislativo, el proyecto del gobierno tiene escasas posibilidades de avanzar en su trámite.

Pero ¿está en los planes de Guillier plantear la eliminación de las AFP en caso de ser gobierno? “No”, dice categórico Rosales, y agrega que el plan es “avanzar hacia un sistema de seguridad social, que es la demanda mayoritaria, y además acorde con la realidad que predomina en los países OCDE. El tema es asegurar esa noción de solidaridad con la eliminación del sesgo contra la mujer, incorporar seguros de longevidad para la cuarta edad, mecanismos de cobertura e incentivos a la cotización de trabajadores informales y por cuenta propia”. Rosales refuerza de esta manera lo afirmado el jueves por Andras Uthoff, experto en pensiones del equipo de Guillier, quien dijo que un eventual reemplazo de las AFP es una decisión que va “más allá” del próximo gobierno

Según el jefe programático de la candidatura de la Nueva Mayoría, “el objetivo es ofrecer mejores pensiones, con un sistema tripartito, solidario y mejorar también las pensiones solidarias. Esto requiere cálculos actuariales, presupuestarios y escenarios de crecimiento y recaudación”.

Cambios al sistema

Pero eso no significa no introducir cambios en el actual sistema. Rosales subraya además la intención de avanzar en “separar las funciones de afiliación, registro, administración de cuentas, contratos de seguros, pagos de pensiones y gestión financiera de los fondos de pensiones”.

Más aún, Rosales destaca que “a eso se puede agregar la posibilidad de que los cotizantes recuperen libertad para moverse entre el sistema privado de capitalización individual, hoy en la AFP, y un nuevo sistema de administración publico”.

En ese último punto, Rosales señala que la entidad pública a cargo de algunas de estas funciones podría ser aquella que planteó el gobierno de Michelle Bachelet en la iniciativa ingresada al Congreso.

“Hay por lo tanto diversidad de escenarios en términos de las funciones que hoy cumplen las AFP, dado que varias de ellas podrían ser abordadas por la nueva institucionalidad que se discute en el Congreso. De cualquier modo, calibrar estas opciones toma tiempo”, dice, afirmando que “cualquier decisión que se adopte estará caracterizada por la responsabilidad fiscal, seriedad técnica y garantía de mejores pensiones que las que hoy entregan las AFP”.

/gap