Durante la primera semana de julio, las cinco autopistas concesionadas del Gran Santiago concretarán una nueva alza de tarifas para cada uno de sus pórticos. El incremento de este año se proyecta en 5,1%, lo que se añade al valor actual de cada uno de los 82 pórticos de las autopistas.

El precio considera el factor fijo de 3,5% anual, fijado en los contratos de concesión, que se suma al IPC acumulado entre diciembre de 2016 y noviembre de este año, de 1,6%. Para calcular este último valor se incorpora la proyección hecha por el Banco Central de 0% en el IPC de noviembre, en la última encuesta de expectativas económicas, pero que será informado en diciembre.

Con ese incremento, el pórtico más caro será el de Lo Saldes-Vivaceta, de la Costanera Norte, que subirá de $1.296 a $1.363

Si se analizan los últimos 10 años, los peajes habrán subido 77,4% desde 2008. El alza de 5,1% es la más baja desde el aumento de 1,2% de 2010. Desde entonces, el valor se empinó sobre 5,5% y llegó a un peak de 9,0% en 2015.

El alza del tag, de todas formas, no impacta en el uso de las autopistas. Según el informe de la Asociación de Concesionarios (Copsa), el año pasado hubo 608 millones de pasadas de autos por las autopistas, 53 millones más que en 2015.

Propuesta tarifaria

El presidente de Copsa, Leonardo Daneri, dice que “los precios que han obtenido proyectos futuros como Vespucio Oriente 1 y 2, que son más altos, muestran que las que están en operación aún están recuperando el nivel de precio que deberían tener. Eso muestra que queda espacio para que el resto de las autopistas aún normalicen los precios”.

Además, Daneri sostiene que las autopistas generan beneficios que deben ser considerados en el precio. “Las personas observan una ganancia de tiempo notable, un menor consumo de combustible, menor gasto de mantención, más tiempo y seguridad”.

Materia que aborda un reciente estudio realizado por el Centro de Políticas de Infraestructura (CPI). El economista y consejero de la entidad, Álvaro González, concluye y recomienda que el Ministerio de Obras Públicas establezca un nuevo esquema tarifario con los concesionarios, con alzas anuales del 1%, pero que las tarifas se acerquen a las propuestas para Vespucio Oriente (cerca de $1.750 por recorrerla completa), además de establecer cobros planos para los taxistas.

El ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, señala que “la forma de calcular las tarifas ha tenido una evolución en Chile y la forma de los contratos también; por lo tanto, evoluciones que vayan en la línea de favorecer a los usuarios y la calidad de servicio por un lado y seguir aumentando la inversión por el otro son positivas, pero tienen que darse esos dos elementos”.

/gap