Hace dos años en la Primera Comisaría de Calama conocieron la historia del pequeño Amaro Chan Cortés Plaza de 7 años, que pese a sufrir una enfermedad que lo está dejando sin visión, ama la institución de Carabineros.

Esta semana fue uno de ellos, por algunas horas, cumpliendo su gran sueño.“Feliz nos encontramos los Carabineros de Calama, ayudando a este hermoso sueño de un niño”, explicaron desde el interior de la oficina Comunitaria de la 1ra. Comisaria de Calama.

Se convirtió en Carabinero Honorario, pero lo primero fue prepararlo y le cortaron el pelo, junto con enseñarle todos los gestos que deben hacer los uniformados para respetar a sus superiores.

Finalmente se puso su uniforme que fue parte de los regalos y cumplió el deseo de servir a los chilenos por algunas horas.

Amaro sufre una enfermedad genética que le está dejando solo el 5% de visión. Esta semana se trasladará a Santiago a someterse a un trasplante de córnea, para no quedar completamente ciego.

Fue el momento ideal y crucial en su vida, para cumplir su sueño. Con esto se llenó de energía para enfrentar la cirugía.

/gap