El vertiginoso aumento de precios en Venezuela, más el imparable ascenso del dólar libre, paralelo al tipo de cambio oficial, se hará sentir con fuerza durante las fiestas navideñas, ya que las familias sufrirán un ajustado presupuesto para poder conseguir regalos para los niños.

En medio de una crisis alimentaria y de salud, los venezolanos buscan dar a los más pequeños motivos para sonreír en las fiestas, pero la tarea es complicada. El último aumento de sueldos decretado por el régimen chavista fue en noviembre, pero cada alza alimenta la máquina inflacionaria.

Si bien el “ingreso integral básico” es de 456.507 bolívares, gran parte del mismo es un bono de alimentación, por lo que el salario mínimo es de 177.507 bolívares, lo que representa menos de dos dólares en el cambio paralelo.

Barbie, una de las muñecas más famosas del mundo, es ofrecida en portales digitales por entre 250.000 y 840.000 bolívares: entre 1,4 y 5 salarios mínimos. Por su parte, vendedores ambulantes la ofrecen en 700.000 bolívares, un aumento de 952% con respecto a la Navidad del 2016. Si se le suman accesorios básicos, en una edición con el programa de moda, la cuenta puede llegar a los 1,6 millones, cerca de 9 salarios básicos.

“Soy Luna”, una de las ediciones más buscadas de Barbie

“Soy Luna”, una de las ediciones más buscadas de Barbie

En tanto, los autitos de Hot Wheels, una opción más barata por unidad, puede alcanzar en los centros comerciales los 114.000 bolívares: dos tercios de un ingreso mensual. Según reporta El Nacional, a inicios de noviembre se conseguían en 75.000 bolívares, lo que representa un aumento mensual del 52 por ciento.

Esa fue, según explican los consumidores, las claves para que haya regalos bajo el árbol: la anticipación. “Las tres figuritas de Lego me costaron 38.000 bolívares. Ahora cuestan 110.000 bolívares cada una” relató Julián Rodríguez, quien hizo sus compras en octubre.

Los juguetes de Transformers, según su complejidad, cuestan entre 9 y 32 salarios mínimos. Los muñecos de superhéroes, tan de moda por el reciente estreno de las películas, se consiguen a cuatro ingresos mensuales básicos.

Por su parte, Nicolás Maduro anunció que se distribuirían 10 millones de juguetes a la población. El proceso se realizará a través de los Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP), una red fuertemente criticada por el manejo de alimentos subsidiados, que muchas veces acaban en manos de revendedores.

/gap