El voto nulo que promovía la oposición se impuso en las elecciones judiciales del domingo en Bolivia, planteadas como un plebiscito sobre el fallo judicial que hace pocos días daba vía libre al presidente Evo Morales para buscar un cuarto mandato consecutivo en los comicios de 2019.

El gobierno boliviano insistió en defender la legitimidad de los comicios pese a los resultados, mientras que la oposición se atribuyó una victoria que achacó a una reacción ante el fallo que habilita a Morales a volver a presentarse a la reelección.

Los primeros datos difundidos por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) con el 80% de las actas electorales verificadas dan cuenta de que el 53,75% de los votos fueron nulos, el 33,3% válidos y el 12,9% blancos en el caso del Tribunal Agroambiental.

Para el Consejo de la Magistratura, los votos nulos llegaron al 53,66%, los válidos a 31,1% y los blancos a 15,2%.

El cómputo para estos órganos es nacional, mientras que los datos de los tribunales Supremo de Justicia (TSJ) y Constitucional (TC) son departamentales.

Los porcentajes preliminares de votos nulos para el TC en las nueve regiones bolivianas oscilaron entre 48 y 59%, y los válidos entre el 26 y 41%.

/gap