El Presidente del Consejo Directivo del Servicio Electoral, Patricio Santamaría, pedía públicamente que se actuara con “responsabilidad, mesura y prudencia”. Lo decía en virtud de la acusación que había lanzado el ex Mandatario Sebastián Piñera, respecto de presuntos votos “marcados” en primera vuelta.

Santamaría dijo a La Tercera que “si bien desde el 19 de noviembre pasado hasta el día de hoy hemos recibido 355 denuncias, ninguna de ellas se refiere a supuestos votos marcados y que, personalmente, solo conozco de un caso denunciado en una mesa de Punta Arenas”.

Y agregó: “Creo que de existir otros casos, deben plantearse las denuncias correspondientes”.

Explicó que cualquier denuncia en el día de la elección debe quedar consignada en el acta de la mesa, la que luego debe ser revisada por el Tribunal Calificador de Elecciones (Tricel).

Ayer, Santamaría tuvo una activa agenda pública para insistir en que de más de 42 mil mesas constituidas en el proceso electoral del 19 de noviembre, solo una presentó el problema descrito por Piñera.

Luego, refutó la ofensiva piñerista. “A veces, en el fragor de las campañas, se hacen determinados comentarios. Lo importante en lo sucesivo es que todos actuemos de manera seria, responsable y transparente”, dijo, precisando lo que debe hacer un votante o un candidatos cuando sienta que sus derechos están vulnerados. “Si uno recibe un voto que ya tiene marcado una preferencia, lo que tiene que hacer es inmediatamente reclamar ante el presidente de la mesa y los demás vocales y pedir que quede constancia en el acta”, señaló durante la tarde.

Consultado por este diario, Santamaría también descartó posibles costos políticos para el Servel tras la denuncia del candidato presidencial de Chile Vamos.

“Creo que no, considerando que esta va dirigida a quienes se desempeñaron como vocales, quienes, como se sabe, son ciudadanos sorteados por las Juntas Electorales. El ex Presidente aclaró, además, expresamente, que no hacía ninguna imputación al Servicio Electoral”. dijo.

/gap