Una insólita situación vivió el árbitro Eduardo Gamboa mientras se dirigía a arbitrar el decisivo choque entre Unión La Calera y San Marcos de Arica, duelo que definirá al equipo que enfrente al elenco que resulte colista de Primera.

Cuando se dirigía a Quillota, el juez y su cuerpo arbitral fueron víctimas de un robo, mientras realizaban una parada en el trayecto.

La información indica que le robaron hasta el pito y las tarjetas, pero todo pudo resolverse gracias a la rápida reacción de la Comisión de Árbitros de la ANFP.

“Los árbitros estaban camino a la ciudad de Quillota y pasaron a comer algo en la carretera. Cuando salieron se encontraron con que la camioneta estaba abierta y le habían robado todas sus maletas”, relató el presidente del comité, Enrique Osses.

En esa misma línea, agregó que “Activamos un plan de emergencia y van a tener que arbitrar con ropas e implementos prestados. Fue un robo y no un asalto”.

/gap