El fiscal general de la provincia de Neuquén (Argentina), José Gerez, sostuvo una reunión con Cristián Paredes, fiscal regional de La Araucanía. La cita, solicitada por el persecutor trasandino, tuvo un solo tópico de discusión: los incipientes hechos de violencia rural ocurridos en los últimos meses en el país vecino y cómo estos pueden estar relacionados con grupos radicalizados que operan en la zona de La Araucanía. Por lo pronto, ambos abogados acordaron tener una vía expedita de comunicación, a través de los canales formales, en caso de que aparezcan antecedentes que puedan ayudar a

“Fue una reunión altamente positiva en la cual se habló de un contexto general que la República Argentina no estaba viviendo, que es la experimentación de violencia de grupos radicalizados que se vinculan con el anarquismo indigenista. Hablamos de que existe la clara manifestación de cooperar de manera conjunta, tenemos una realidad muy parecida en cuanto a geografía, en cuanto a lo social. En Argentina es incipiente este tipo de violencia, y si es un problema binacional por qué no trabajarlo coordinadamente ambos ministerios públicos”, señaló Gerez a la salida de la reunión.

El hecho de generar este vínculo con nuestro país se debe a la experiencia que posee Chile en la materia y en el hecho de que existen hechos que hacen suponer a la fiscalía argentina de que existen conexiones entre grupos de ambos países. “Creemos que hay un vínculo de integrantes de estos grupos con Chile, que cruzan de alguna manera la frontera para cooperar y llevar adelante este tipo de trabajos. Hemos encontrado -en los 3 hechos que estamos analizando- elementos que pueden encontrarse en Chile. Elementos que pueden vincularse a apoyo logístico chileno”, añadió el fiscal Gerez, quien no quiso especificar de qué elementos se tratan.

“Se nos ha informado que ha pasado cierto humero de gente a Argentina, no tenemos un número exacto, todo vinculado a la extradición de Jonas Hualas. Estos grupos violentos no revisten fronteras, ellos pasan a través de pasos ilegales, aprovechando la longitud de las fronteras y la laxitud del control. Pero lo que es la ideología anrquista indigenista que también se nutre para hacer frente común con otros grupos -el MIR, por ejemplo, o el FPMR- se van alimentando en ambos lugares”, explicó la autoridad trasandina.

“La provincia de Neuquén es muy rica en lo que es recursos hidrocarburíferos, para nosotros un atentado en un pozo petrolero significa una preocupación en el inversor, en el extranjero que va a poner dinero para desarrollar un área petrolera. No queremos que se instalen los grupos violentos, por eso hemos decidido las autoridades provinciales y nacionales investigar estos hechos”, señaló Gerez.

Por otro lado, el fiscal Paredes señaló que Gerez “planteó de que se estan investigando en Argentina conexiones de personas que pasan desde nuestro territorio, pero ahora no hay investigaciones en curso sobre esta materia y estamos llanos a colaborar sobre cualquier información que se requiera desde la fiscalia argentina”.

/gap