Chile, Sudáfrica, Omán y Sri Lanka se unieron a la campaña “Limpiar los océanos” de las Naciones Unidas. La iniciativa busca posicionarse contra la basura marina y la contaminación oceánica, en el marco de su Asamblea de Medio Ambiente UNEA-3, que concluye hoy en Nairobi.

Estos cuatro países se suman así al compromiso de casi 40 Estados, que toman medidas como prohibir las bolsas de plástico, la protección de reservas marinas y campañas para aumentar el reciclaje.Con ello, la asamblea espera alcanzar un acuerdo y terminar con la muerte de millones de personas en todo el mundo, debido a la erosión de los sistemas naturales indispensables para la vida.

El director de Medio Ambiente de la ONU, Erik Solheim, precisó que, “durante demasiado tiempo, hemos tratado el océano como un vertedero de plástico, aguas residuales y otros desechos”.Además, agregó que, “los países que apoyan Limpiar los muestran el liderazgo que necesitamos para poner fin a este abuso y proteger los recursos marinos”, dijo el líder.

40 PAÍSES

Cerca de 40 países ya se han unido a esta campaña, representando más de la mitad de la costa del mundo.

Según cifras, al año se arrojarían cerca de 8 millones de toneladas de plástico, hipotecando la vida de los peces, aves y otras criaturas que lo confunden con comida o se enredan en él.

Siguiendo este objetivo, es que al igual que Chile, Sudáfrica intensificará su programa de limpieza de playas y dará prioridad a la acción sobre neumáticos, residuos electrónicos, iluminación, papel y embalaje.

Asimismo, Sri Lanka se comprometió a aplicar la prohibición de productos de plástico de un solo uso, a partir del próximo 1 de enero.De esta forma, la UNEA-3 pretende alcanzar hoy un acuerdo hacia una “contaminación cero”, que comprometa a gobiernos, empresas y otras organizaciones seguir luchando contra este problema.

/gap