Muchas veces no estamos preparados para situaciones inesperadas y menos para quedar en panne en medio de una autopista durante un fin de semana largo, y tampoco sabemos cómo prevenir el quedarnos detenidos en medio del camino. Es decir, no conocemos totalmente el cuidado ni la mantención de nuestro automóvil, y a todos nos ha pasado que hemos ido manejando y que algún desperfecto que no sabíamos cómo prevenir, llega sin pensarlo y nuestro auto deja de funcionar. Es ahí cuando hay que tener más de una carta bajo la manga.

Una de las razones más comunes es la descarga de batería, aquello que sucede cuando dejamos la radio prendida o las luces encendidas, elementos que son fáciles de identificar, pero hay otros que no sabemos cómo solucionar. Tanto la batería, luces quemadas o un neumático pinchado, pueden ser causas de que quedemos varados y en pausa en medio de nuestro camino, pero generalmente no estamos preparados para enfrentar esos hechos, aunque luego vemos que hay soluciones simples.

 

Según la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (CONASET), tres de cada diez chilenos tienen conocimientos básicos de mecánica, pero en algún momento pueden no ser suficientes. Los mismos expertos afirman que la mayoría de los automovilistas no tiene conciencia de lo que implica tener un vehículo, ni de toda la responsabilidad que esto requiere. Esto lo vemos cuando tocan estas situaciones y no siempre tenemos los conocimientos para hacer las mantenciones preventivas y periódicas antes, menos las reparaciones en el instante.

 

Teniendo esto en cuenta, para que no sufras de una interrupción en tu diario vivir, hay que seguir las pautas de mantención que son sugeridas por la fábrica. Podemos pensar que son excesivas o innecesarias, pero reducen las probabilidades de que el automóvil falle, aminorando el margen de error.

 

Por otra parte, se aconseja aprender ciertos trucos básicos que nos ayudarán a afrontar un imprevisto mecánico. Uno de los más comunes, como se mencionaba anteriormente, es el pinchazo de neumáticos. En estos casos, lo que debes hacer es de inmediato salir de la ruta, orillar el vehículo y ─con chaleco reflectante─ prender las luces de emergencia. Se procede entonces a buscar una superficie plana, soltar los pernos, levantar la rueda y cambiar el neumático en cuestión. Al reemplazarla, se ruega poner atención en ajustar los pernos de vuelta.

En cuanto a la otra de las causas más comunes de quedarse en panne, que es el agotamiento de la batería, siempre debes andar con un pasa corriente para poder solicitar ayuda y reponer la carga que se ha ido. Acá requieres sí o sí la ayuda de otro vehículo y asegurarse de que las baterías de ambos automóviles cuenten con el mismo voltaje para no producir más desperfectos.

Otro problema común es cuando el vehículo se sobrecalienta, caso en el que se debe detener de inmediato el vehículo. Acá, primero debes esperar a que la temperatura del motor haya bajado para no producir lesiones en quien lo revisa y abrir la tapa del capó para revisar los niveles. Esto requiere la supervisión de un mecánico.

Estos parecen ser problemas comunes y de los que todos hemos escuchado, pero no por eso sabemos cómo solucionarlos. Y aunque pasen de manera provisoria, requieren una inspección en manos de expertos a la brevedad luego de que ocurren. Incluso, puede que no podamos solucionarlo en el minuto y tenemos que acudir a otros, es ahí donde la opción de contar con seguro de autos entra en juego y marca una diferencia.

/gap

 

Un seguro automotriz protege a tu automóvil en caso de robos y accidentes, sustituye tu vehículo a la hora de imprevistos, además de darte apoyo en la revisión y reparación mecánica. Pero, además, estos seguros entregan asistencia de grúa cuando quedamos en panne.

“Un imprevisto mecánico le puede ocurrir a cualquiera y en cualquier minuto. Si bien son situaciones inesperadas y que pueden desconcertar al conductor, es necesario tener calma y conocer las coberturas del seguro de autos que tiene contratado”, destaca Juan José Santa Cruz, gerente general de EstoySeguro.cl.

/gap