Luego del triunfo por 2-0 de Unión Española sobre Everton, los hinchas de ambos equipos comenzaron a discutir, por lo que hubo patadas a las rejas divisorias de ambas partes.

Tras las discusiones iniciales, los hinchas ruleteros traspasaron las rejas que dividen a ambas fanaticadas y ahí comenzó la acción violenta entre hispanos y viñamarinos.

Hubo botellazos, piedrazos y detenidos en la gresca, por lo que Carabineros tuvo que recurrir a la violencia para poner orden sobre los involucrados.

/gap