Universidad de Chile no pudo tener la despedida que deseaba del torneo, pero al menos ganó. Un 1-0 ante el colista Iquique fue el corolario de un semestre con muchos tropiezos y que le impidió a los azules optar a algo mayor, quizás por errores propios más que por méritos de los demás.

Después de un primer tiempo para el olvido, en donde el equipo de Hoyos no llegó ni una sola vez a inquietar al portero rival, los azules parecieron recobrar fuerzas en el complemento. Fue el minuto 55 el que marcó el cambio del partido. Hans Salinas se fue expulsado por doble amarilla e ingresó David Pizarro.

Desde ese momento, el arquero Bryan Cortés se convirtió en la figura del partidoe Isaac Díaz dispuso de varias ocasiones claras, la mayoría de ellas contenidas por el meta iquiqueño y otras desperdiciadas por el Torito de Fresia.

Los hinchas azules festejaron los goles de Unión Española, en especial el primero, de Gustavo Canales, pero a los 73′ quedaron el silencio cuando Jaime Valdés anotó de penal. La historia estaba escrita, el archirrival era campeón y solo quedaba despedirse con dignidad venciendo a Iquique.

Estaban a eso, a siete minutos del final y con un jugador más en la cancha, cuando Alejandro Contreras agarró un rebote en el área y la colocó junto a un palo. Cortés, que había tapado todo, no pudo hacer nada. La U cumplió y, aunque no servía de mucho, logró darle la última alegría el año a su hinchada.

/gap