Francia ya le había marcado cuatro goles a Croacia y esperaba recibir la Copa del Mundo para alzarla por segunda vez en su historia cuando una intensa lluvia invadió el Estadio Olímpico Luzhnikí.

En el pasillo de personas que debían entregar las medallas a los campeones y subcampeones del Mundial se encontraban Gianni Infantino, presidente de la FIFA, Emmanuel Macron, presidente de Francia y Kolinda GrabarKitarović, presidente Croacia, entre otros dirigentes.

Infantino padece la falta de paraguas (Reuters)

Infantino padece la falta de paraguas (Reuters)

Lo curioso fue que el único que recibió protección de la torrencial lluvia fue el máximo funcionario del gobierno ruso, quien tuvo detrás a un hombre con paraguas que lo amparó de la tormenta.

Un hombre protege a Putin de la lluvia mientras el resto se empapa (Reuters)

Un hombre protege a Putin de la lluvia mientras el resto se empapa (Reuters)

Las imágenes de Putin con paraguas mientras el resto de los dirigentes y funcionarios se mojaba se hizo viral y las redes sociales estallaron de risa.

Evidentemente, la organización no contempló la posibilidad de una lluvia (Reuters)

Evidentemente, la organización no contempló la posibilidad de una lluvia (Reuters)

Putin había estado presente en el partido inaugural, que fue triunfo por 5-0 de del seleccionado ruso ante Arabia Saudita, y vivió la final desde un palco junto a Infantino, Macron y Grabar-Kitarović, quienes vivieron el histórico encuentro con pasión.

Macron celebra mojado mientras Putin disfruta de tener un paraguas (Reuters)

Macron celebra mojado mientras Putin disfruta de tener un paraguas (Reuters)

La entrega de medallas a los jugadores de Croacia (Reuters)

La entrega de medallas a los jugadores de Croacia (Reuters)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

/gap