Con una inusual cautelar en su contra quedó un mochilero tras ser formalizado por amenazas y daños, luego de protagonizar un incidente en el sector Tenaún, comuna de Dalcahue.

El visitante fue capturado por Carabineros al vociferar que iba a quemar la iglesia Patrimonio de la Humanidad. Por esta acción se decidió expulsarlo de la Isla.

El procedimiento se gestó después que una vecina de la localidad detectara que el sujeto de 41 años estaba lanzando piedras contra un inmueble, la otrora brigada bomberil. La actitud del viajero proveniente de la Región de Coquimbo causó molestia y preocupación entre los lugareños. Incluso, encararon al desconocido.

De la indignación pasaron al temor, puesto que la violenta conducta del turista puso en riesgo al templo Nuestra Señora del Patrocinio.Tal como especificó el teniente Edgar Reyes, jefe de Carabineros local, la denunciante concretó el llamado a la unidad policial “después que esta persona que había quebrado unos vidrios del antiguo cuartel de Bomberos dijera que iba a quemar la iglesia”.

Debido a estos antecedentes, una patrulla se constituyó en el sitio del suceso recabando más información, comprobando la destrucción de los ventanales y procedió a aprehender al sospechoso.

“Esta persona, quien mantiene antecedentes penales por otros delitos, opuso una férrea resistencia al accionar de los funcionarios, por lo cual fue reducido y detenido”, aclaró el oficial, sumando que se le constataron lesiones en el centro de salud familiar dalcahuino y fue puesto a disposición de la justicia.

Durante la jornada de este miércoles, se acreditó la legalidad del operativo policial en una audiencia realizada en el Juzgado de Garantía de Castro, donde también el mochilero fue encausado por los daños y las amenazas.Como manifestó el fiscal de turno Luis Barría, en una medida poco usual dentro de la realidad procesal de la provincia, se decretó su expulsión del territorio insular.”

Junto con determinarse la prohibición de acercarse a la víctima, se dictó plazo hasta mañana para que abandone la Isla, para lo cual se instruyó a Carabineros que mantenga un control sobre el imputado y avise si no cumple con la medida. Si ocurre ello se puede intensificar la precautoria”, sostuvo el persecutor.

Asimismo, el representante del Ministerio Público destacó la operatividad que implican estas cautelares, velando por el cuidado del patrimonio y el respeto a la comunidad chilota. Incluso, no descarta que se invoquen en situaciones similares, en especial cuando existen visitantes que causan constantes desórdenes en el verano.

/gap