Todos contra Piñera o todos contra Guillier. La comuna de Puente Alto despertó así de polarizada. Ya a las 10 de la mañana, muchos sin desayuno, copaban las urnas. “Esto es definitorio”, decían algunos vecinos. “Acá nos jugamos el país”, se comentaba a la salida del Colegio Obispo Alvear.

Los resultados generales de la comuna, sin embargo, fueron finalmente mucho más estrechos de lo esperado. Aquí, donde el 27% de la población declara tener algún nivel de pobreza -según el Ministerio de Desarrollo Social- y el resto se autodenomina “clase emergente”, finalmente se impuso Alejandro Guillier, con el 53,20% de las preferencias, mientras que Sebastián Piñera obtuvo el 46,80%. Eso, sobre un universo de 167 mil votos.

En la primera vuelta, con 163 mil votantes, Sánchez ganó en Puente Alto con el 31,4 %, mientras que Piñera la siguió con 26,53% y Guillier con 21,07%.

“No me puedo arrogar nada, pero siempre traté de ser un aporte”, comentó por la tarde el senador y ex alcalde de esta comuna, Manuel José Ossandón, quien se sumó al comando de Piñera justamente para intentar captar el apoyo que él tenía en esa zona.

De hecho, para las primarias de la derecha, en julio pasado, fue la comuna donde Ossandón marcó una gran diferencia, imponiéndose con el 84,72% de las preferencias (54.417 votos).

Areas verdes

La contienda fue reñida. El alcalde RN Germán Codina se apostó afuera de escuelas a saludar. “Alcalde, necesitamos áreas verdes y pavimentos”, decía un grupo de vecinos de Bajos de Mena. “Todo se solucionará”, les respondía el jefe comunal, a la vez que ya daba sus estimaciones sobre el resultado.

“Acá nunca ha ganado un presidente de derecha, pero queremos que esto se estreche”, sostenía con moderado entusiasmo.

La vecina de la avenida Nonato Coo, Corona Toro, a la salida de la urna del colegio Independencia, remarcaba que en su barrio ganaba Piñera. Lo decía en voz baja, pero aclaró que “las mejores propuestas son de él, el otro confunde”.

En otra mesa, María Teresa Denegri explicaba que apoyaría a Guillier, pues “a las personas de Chile Vamos las vimos haciendo una mala campaña”.

Puente Alto es un sector donde históricamente se vota por la centro izquierda. La última elección fue marcada por el triunfo de Beatriz Sánchez. Ese era el voto “antipiñera” que esperaba el comando de Guillier.

El votante Jorge Ibarra, capeando el calor en la sombra, dijo que el gran problema de la comuna era la delincuencia. “No lo ha resuelto el gobierno ni nadie”, indicó.

Sobre el final de la tarde, Manuel José Ossandón reía orgulloso. “Chile ha dado un paso enorme”, indicó a la televisión.

/gap