El Leicester City anunció este jueves para sorpresa de todos la destitución del italiano Claudio Ranieri nueve meses después de guiar al modesto conjunto inglés a la conquista del título de la Premier League. La decisión del club azul responde a que en la actual temporada el equipo marcha 17 con sólo 21 puntos, a uno de los puestos de descenso.

Lo curioso es que el DT italiano clasificó a la institución a los octavos de final de la Champions League, certamen en el cual ayer perdieron 2-1 ante el Sevilla de Sampaoli en España, pero dejando totalmente abierta la llave. “Esta ha sido la decisión más difícil que hemos tenido que tomar en casi siete años desde que King Power tomó la propiedad del Leicester City. Pero estamos obligados a poner los intereses a largo plazo del club por encima de todo sentido de sentimiento personal, no importa lo fuerte que sea”, expresó el vicepresidente Aiyawatt Srivaddhanaprabha.

Agrega que “Claudio ha traído cualidades excepcionales a su oficina. Su habilidad en el manejo, su motivación y su enfoque han sido el reflejo de la rica experiencia que siempre supimos que traería a Leicester City. Su calidez, encanto y carisma han ayudado a transformar las percepciones del club. Siempre le estaremos agradecidos por lo que nos ha ayudado a lograr”