Han sido 24 días desde que aterrizara en nuestro país el Ilyushin Il-76, bautizado como el “Luchín”, y comenzara una cruzada que hoy suma poco más de 30 misiones en gran parte de la zona centro-sur del país, colaborando con el combate contra los incendios.

Sin embargo, según publica La Segunda, el aporte del gobierno ruso no se quedaría solamente en el avión.

La sede del Ministerio de Emergencia Ruso cuenta con un Centro de Información de vigilancia satelital donde pueden monitorear la dinámica de los incendios. Desde allí ha estado entregando información visual que se le ha entregado a la Oficina Nacional de Emergencia y a la Corporación Nacional Forestal, para que se planifiquen tanto operaciones aéras como terrestre.

Dos veces al día se actualiza esta información, a que permite entregar las coordenadas de los distintos focos activos del fuego.