Entre la primera y la segunda vuelta presidencial, la jefa de Estado, Michelle Bachelet, puso su capital político en favor del candidato de la Nueva Mayoría, Alejandro Guillier: tuvo cinco actividades junto al abanderado; hizo numerosos llamados a participar en las elecciones, señalando la necesidad de dar continuidad a las reformas, y recorrió el país desde la II a la VIII Región en una apretada agenda de inauguraciones.

¿Cuál fue el real efecto que tuvo la actividad de Bachelet durante el último mes? Con los resultados de las elecciones presidenciales en la mano, se puede observar que de las 15 comunas que visitó la mandataria en regiones solo en cuatro Guillier obtuvo la mayoría el pasado domingo. Pero incluso en aquellas la centroizquierda disminuyó su votación respecto a la primera vuelta, tal como ocurrió a nivel nacional.

Un ejemplo fue lo ocurrido en Antofagasta. El 9 de diciembre, una semana antes de las elecciones, Bachelet recorrió junto a Guillier -quien es senador por la zona- y en compañía de sus ministros de Obras Públicas, Alberto Undurraga, y de Salud, Carmen Castillo, las instalaciones del nuevo hospital “Leonardo Guzmán”. Tras las fotografías de rigor, todos se trasladaron a la población La Chimba, para asistir la ceremonia de graduación de un centro educacional. Posteriormente, Bachelet participó en la fiesta de Navidad organizada por el gobierno, donde fue ovacionada por decenas de niños que repletaron el estadio regional.

Sin embargo, los resultados electorales en esa ciudad fueron un duro golpe para la Nueva Mayoría. Pese a ser una zona donde el oficialismo incluso conseguía doblar a la votación de la derecha en senadores, el domingo Guillier solo obtuvo el 45,9% de las preferencias. Y si la votación de los candidatos de centroizquierda en primera vuelta sumaba 61.600 votos, Guillier sólo logró 49.800 en segunda vuelta.

Guillier tampoco recibió buenas noticias en Copiapó, donde Bachelet visitó las obras del hospital San José del Carmen (allí registra 40,5% contra un 59,5% de Piñera); Curicó (43,7%) donde la Presidenta inauguró una comisaría; ni en Calama (42,5%) donde la mandataria inauguró un jardín infantil.

En cambio, en Combarbalá y Andacollo, donde el 11 de diciembre Bachelet cortó las cintas de los nuevos estadios comunales, Guillier obtuvo dos de sus mejores votaciones (64,2% y 57,7%, respectivamente). También registra buenas cifras en la mayoría de las comunas que la mandataria visitó en Santiago como Lo Espejo, Puente Alto, Lo Prado y Peñalolén. Aunque siempre la votación de la izquierda disminuyó respecto a la primera vuelta.pol-votos-perdidos

/gap