Según un estudio realizado por el cientista político de la Universidad Central, Kenneth Bunker, por cada 10 personas que en primera vuelta votaron por Sebastián Piñera, 3 personas más lo hicieron por el candidato de Chile Vamos en segunda vuelta. 10% de los votos de Carolina Goic se fueron a Piñera y con el 6% de los votos de Beatriz Sánchez también ocurrió lo mismo.

El análisis también revela que si Alejandro Guillier hubiese obtenido el 100% de los votos de los candidatos de la centroizquierda tampoco hubiese llegado al 50%, situación que el experto califica como un “flawless victory” producto de una excelente estrategia electoral.

Kenneth Bunker conversó con EL MURO.

¿A qué se debe el fenómeno de que Piñera acarreo más votantes en segunda vuelta?

Las tres personas más en segunda vuelta por cada 10 que fueron a votar en la primera vuelta fue la gran victoria de Piñera. Un factor base fue que para la primera vuelta los potenciales votantes de Piñera se quedaron en la casa pensando que él incluso podía ganar en la primera vuelta.

Habría un triunfalismo que explica que muchas personas no fueron a votar, aunque pensaban hacerlo por Piñera. Lo que hizo el candidato de Chile Vamos entre la primera y segunda vuelta fue clave, ya que por diseño o defecto la campaña del miedo le funcionó a favor, las personas al sentir esto de Chilezuela y los votos marcados dijeron tenemos que ir a votar y por medio de las redes sociales había muchos mensajes que decían por cada persona que votó lleve a otra y así ganamos.

Esos 700 mil votos son el giro hacia la clase media, al centro, a los votantes moderados. Creo que Piñera mandó un par de señales que fueron bastantes claras y que le funcionaron muy bien con respecto a eso, por ejemplo, que no iba a echar atrás la gratuidad en la educación técnica y la promesa de algún tipo de AFP estatal. Mucha gente que no estaba convencida también se levantó por esa razón.

/gap