Con una inversión de más de $ 8 mil millones (310 mil UF) la Universidad de Chile inauguró el recinto deportivo universitario más grande del país en el Campus Juan Gómez Millas, el cual estará abierto a la comunidad y será sede de los juegos Panamericanos Santiago 2023.

La infraestructura de nueve mil metros cuadrados destaca con tres niveles, piscina temperada, climatizada y semiolímpica; además de una arena polideportiva de dos canchas adaptadas a las disciplinas de básquetbol, vóleibol, futsal y balonmano. Mientras que en el exterior hay canchas de fútbol, rugby, lanzamiento de bala, salto alto y pista atlética. La torre cuenta con paneles solares y 80 lámparas led.

A ello se añade una sala multiuso y de musculatura a la que podrán acceder no sólo los alumnos de la Casa de Bello, sino también los vecinos de Ñuñoa y Macul, a través de cursos y escuelas públicas abiertos a la inscripción desde marzo de 2018.

Más deporte e inclusión

Las autoridades de gobierno, el ministro de Deportes, Pablo Squella, y del plantel universitario, el rector Ennio Vivaldi, firmaron un convenio para “contribuir al desarrollo y fomento de la actividad física y el deporte en el país”, a través del apoyo en proyectos de investigación interdisciplinaria e implementación de políticas públicas.

Por una parte, el ministro Squella señaló que “en materia de infraestructura y con la inauguración de este polideportivo, la universidad avanza rápidamente en dar acceso a espacios de calidad a toda su comunidad”.

Vivaldi, en tanto, agregó que “lo que pertenece a la U. de Chile pertenece a toda la sociedad chilena. Por lo tanto, este edificio no lo estamos haciendo para una comunidad cerrada, es algo que sentimos como un aporte al país”.

En esa línea, el edificio permitirá atender personas con discapacidad física, como ceguera, y también aportará a la formación de docentes de Educación Física. “Se constituyó una comisión transdisciplinaria liderada por la Vicerrectoría de Asuntos Académicos, que está trabajando en una propuesta curricular con la proyección de abrir la nueva carrera el 2019”, señalaron desde el plantel.

En la instancia, Squella destacó la alianza con la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas de la U. de Chile para implementar un laboratorio de análisis de muestras para el control de dopaje, la cual ya estaría activa para cuando se realicen los Juegos Panamericanos, en marzo de 2023.

/gap