La comentada carta que escribió Alberto Plaza y que publicó el diario El Mercurio el pasado jueves, causó diversas reacciones en los medios y, sobre todo, en redes sociales. Sobre esto, y para profundizar su punto, el cantante se refirió nuevamente a la dura crítica que hizo sobre los humoristas que han participado del Festival, principalmente hacia “Chiqui Aguayo” y Juan Pablo López.

“Lo que pasó acá es que yo llevo años tratando de ver desde Viña la parte del humor y poder verlo entero y no resisto, porque siento que se le entregó a los que se hacen llamar humoristas, que son los únicos que hablan en ese lenguaje (…) No es ni siquiera de este año, se veía venir”, comentó el intérprete en la radio ADN. “La gota que rebalsó el vaso fue ‘Chiqui’ Aguayo. El humorista que estuvo el día anterior también fue muy vulgar. Saben lo que pasa, es que toda acción tiene un vector, esta dirección se veía venir hace años (…) Se van corriendo los límites”, agregó. Siguiendo con la ex integrante de “El club de la comedia”, Plaza comparó su rutina con la del colombiano “Mono” Sánchez: “Primero que nada, me dio mucho gusto que recibiera el apoyo del público, porque hizo un humor mucho más blanco. Uno tampoco puede ponerse fundamentalista. El ‘Mono’ Sánchez fue un humor mucho más respetuoso. Lo que vimos de ‘Chiqui’ Aguayo, es tocar fondo”, enfatizó. En el programa “Ciudadano ADN”, conducido por Eduardo Fuentes y Andrea Hoffmann, el artista explicó lo que él consideraba como “flaite” en su carta. “Quiero decir a la gente ordinaria, vulgar, que no respeta la convivencia en sociedad, a la gente que no cree que debe haber un orden, que no cree que debe haber una organización o un acuerdo ético”, dijo.

Alberto Plaza, entre otras cosas, escribió en la queja publicada el jueves que “los flaites se han apoderado de ese espacio hasta lograr que ni los mismos organizadores sean capaces de poner límites en el juego (…) Este es un terreno en el cual sólo a los humoristas se les acepta semejante picantería”. El músico también habló sobre quienes lo criticaron con su postura, la que fue acusada de “clasista”. “Esto no tiene nada que ver con la clase social. La clase se lleva por dentro. La clase es una condición humana, que no tienen que ver con su clase social económica”, indicó y agregó que se “arriesgó” con la carta “porque estoy defendiendo la historia de Viña del Mar. Es un festival que tiene un prestigio enorme, que sale a todo el mundo”. “Yo me pregunto y le pregunto a la gente que me ataca, ¿por qué podría ser bueno que el Festival de Viña sea vulgar? En ese escenario que tiene más de 50 años de historia, ¿a quién le sirve?”, finalizó.

Fuente: Emol.com – /gapl