Es uno de los factores más inciertos de la elección presidencial. El hecho de que la Democracia Cristiana, por primera vez desde el retorno de la democracia, decidiera no ir en una candidatura conjunta con el eje de centroizquierda alteró el desarrollo de las primarias y tensionó la primera vuelta, pero sus implicancias en el balotaje son complejas de medir.

Sin embargo, una estadística abre el debate sobre el comportamiento territorial de la falange en los comicios entre Alejandro Guillier y Sebastián Piñera. En las 43 comunas que son gobernadas por alcaldes de la DC a lo largo de todo el país, el candidato de Chile Vamos se impuso en 29. Es decir, más de dos tercios de ese bloque.

Aún más. Al hacer un zoom más detallado a los resultados, se revela que Piñera logró ganar por un porcentaje más alto que su promedio nacional en 21 de esas 43 comunas; es decir, prácticamente la mitad en juego. Y en ocho de ellas su resultado superó el 60% de los votos.

En el listado hay comunas de diversos tamaños, pero se incluyen municipios tan emblemáticos como Concepción, Curicó y Coquimbo -todos con un resultado que le dio más puntos de ventaja a Piñera que el 54,58% de la votación que obtuvo en la elección a nivel nacional-, y otros de mediano tamaño, como El Quisco, Osorno y Vicuña.

Varias de esas zonas coinciden con circunscripciones y distritos en que la Democracia Cristiana tiene en la actualidad presencia de figuras fuertes del partido. Por ejemplo, Coquimbo es el distrito del ex vicepresidente de la colectividad Matías Walker, y está en el área de influencia del senador Jorge Pizarro. Y el Maule, donde cinco de las seis comunas encabezadas por la DC le dieron una amplia mayoría a Piñera, es la única región del país donde la DC tenía dos senadores antes de las elecciones: Manuel Antonio Matta -reemplazando a Ximena Rincón- y Andrés Zaldívar, además de dos diputados influyentes como Roberto León y Pablo Lorenzini.

Algo similar ocurre en la Región del Biobío. Allí, sólo la comuna de Penco fue ganada por Guillier, y los otros cinco municipios que son liderados por un alcalde DC respaldaron al ex presidente con porcentajes que fueron entre el 55,73% de Mulchén y el 72,44% de Santa Bárbara, uno de los mayores a nivel nacional.

El despliegue territorial de la DC tras la primera vuelta es uno de los factores que ha sido criticado en el denominado eje de izquierda de la Nueva Mayoría tras el fracaso de la segunda vuelta. Y el zoom a nivel comunal sería un elemento adicional que puede intensificar los cuestionamientos al compromiso que tuvieron los dirigentes del partido con Guillier.

Las excepciones

De todas formas, hubo municipios que no respondieron a esta regla. Entre las 14 comunas DC que fueron ganadas por Guillier, hay cuatro bastiones de la Región Metropolitana: La Granja, Renca, Quinta Normal y Peñalolén.

En estos casos, los alcaldes se involucraron en terreno y tomaron visibilidad en la campaña, con casos como el edil de Renca, Claudio Castro, que incluso fue el anfitrión de una de las actividades que tuvo el ex abanderado oficialista en Santiago durante la campaña para la segunda vuelta.

Con respecto a Peñalolén, si bien la alcaldesa Carolina Leitao hizo campaña principalmente los fines de semana, por su carácter como una de las comunas estratégicas en términos de votación el equipo de Guillier había instalado ahí un comando especial para el balotaje, que se reforzó con voluntarios y equipos de otras comunas de Santiago.

Una curiosidad, de todas formas, fue lo ocurrido en la Región de Magallanes, donde la abanderada DC en la primera vuelta, Carolina Goic, es senadora. La zona fue, por lejos, el mejor resultado a nivel nacional para Guillier: 56,32%. Pero la zona es exactamente el mismo territorio de otros dos caudillos locales que apoyaron a Guillier en distintos momentos de la campaña, como el senador independiente Carlos Bianchi y el diputado del Frente Amplio Gabriel Boric, por lo que el efecto íntegro de Goic es complejo de estimar.th-votacion-comunas-dc

/gap