La elección presidencial recién pasada dejó a varios heridos, pero uno de ellos fueron las encuestas de opinión que no lograron -en un contexto de voto voluntario-, predecir con exactitud los resultados.

Sin embargo, el “Panel Ciudadano” formado por María Estela Lavín y su hermano Juan Pablo Lavín, apoyados por la Universidad del Desarrollo, acertaron de manera casi exacta al resultado final del balotaje, y estuvieron muy cerca del de primera vuelta.

La consultora utiliza un panel aleatorio representativo de 1.200 personas en el Gran Santiago al que monitorean permanentemente, así es como uno de sus hallazgos -entre otras cosas-, fue que las mujeres fueron determinantes en la elección recién pasada.

En los sondeos que realizaron desde agosto en adelante le preguntaron al panel por quién votarían en una eventual segunda vuelta en dos escenarios. El primero, donde pasaba el ex Presidente Sebastián Piñera con el senador Alejandro Guillier, y el segundo donde también lo hacía el ex Mandatario, pero esta vez con la periodista Beatriz Sánchez.

Al mirar los resultados es fácil concluir que los hombres siempre estuvieron mayoritariamente con el candidato de Chile Vamos, tanto en el caso de competir con Sánchez como al hacerlo con Guillier. Sin embargo, al analizar el comportamiento de las mujeres se pueden sacar más conclusiones.

Uno de ellos es que desde agosto en adelante -previo a la segunda vuelta-, la abanderada del Frente Amplio siempre le ganó a Piñera. En Agosto obtuvo un 54,3% de respaldo frente a un 45,7%, en septiembre un 53,4% ante un 46,6% y en octubre lo superó con un 52,7% versus un 47,3%.

Pero si se mira la votación de Guillier con respecto a la de Piñera en las mujeres se puede apreciar que en general es bastante parejo, pese a que el senador lo supera por un mínimo. Pese a eso una vez que Guillier es quien pasa al balotaje, en noviembre obtiene una diferencia significativa marcando 53% versus el 46,5% de Piñera, dando la impresión que los votantes de Sánchez se le traspasan.

Sin embargo, eso duró poco y ya en diciembre una vez desplegada la campaña las mujeres comienzan a valorar más al ex Presidente consiguiendo un apoyo de 51,1% sobre el 49,3% de Guillier en las primeras semanas; para terminar muy por sobre el periodista con un 53,5% versus un 46,5%.

“Justo después de la elección de primera vuelta Guillier tomó de alguna forma el resultado de Sánchez y sí hubo un porcentaje de mujeres importante que lo empezó a apoyar, porque en general estaba parejo en lo 50 puntos”, dice María Estela Lavín, y agrega que “después de la primera vuelta subió a 53, pero eso le duró poco. No sabemos si él se veía menos seguro de los temas o si después del debate se notó una diferencia grande que hizo que las mujeres comenzaran a votar más por Piñera”.

Como la diferencia es significativa Lavín sostiene que “las mujeres fueron determinantes porque ellas en proporción a los hombres votan más -por lo menos esos eran los datos que nos daban a nosotros-, entonces cuando uno pondera los resultados, el 60% que apoyaba a Piñera en los hombres se contrarrestaba con las votaciones de las mujeres y finalmente nos daba que Piñera estaba cercano a los 40 y tantos puntos, entre los no sabe y no contesta, bordeando los 51%. En cambio, si las mujeres se hubieran traspasado a Guillier habría sido otro el resultado final”.

Ahora bien, de todas maneras hace hincapié en que Beatriz Sánchez, a quien las mujeres apoyaban considerablemente, era una candidata que “daba seguridad y las mujeres se sentían muy identificadas por ella. Era un imagen que causaba cierta admiración y empatía, cosa que no pasaba tanto con Guillier. Entonces, cuando tuvieron que elegir entre dos hombres que se veían bastante parecidos, empezaron a tener resultados bastante similares, y finalmente optaron por una persona que era conocida y de alguna manera eso generaba seguridad, porque ya sabían cómo se venía la mano”.

Por Carmen Novoa V. para ellibero.cl

/psg