Hace ya más de una semana es tema de conversación. Si bien aún no comienza la negociación oficial y sólo han existido acercamientos informales, las posibles alianzas del Frente Amplio con el actual bloque oficialista para poder alcanzar la mayoría en la Cámara de Diputados durante el próximo período legislativo ya son un hecho.

El jueves pasado, el Frente Amplio finalmente decidió salir a negociar en términos administrativos con la Nueva Mayoría para que no sea una figura de Chile Vamos la que dirija la mesa de la corporación.

En ese contexto, el nuevo conglomerado político asumió que pueden negociar, con reales posibilidades de éxito, un año de presidencia en la testera de la Cámara.

En esa línea, comentan desde el sector, se comenzaron a estudiar las distintas posibilidades que existen: un año de presidencia de la Cámara, en desmedro de participar en comisiones más pequeñas, sería lo que genera más consenso.

Si bien la propuesta que llevarán a los partidos de la Nueva Mayoría aún no está lista, los nombres para poder ocupar ese puesto ya comenzaron a surgir.

Según explican en el Frente Amplio, los diputados Giorgio Jackson (Revolución Democrática) y Vlado Mirosevic (Partido Liberal) son los que se perfilan con más fuerza al interior del bloque para asumir la conducción de la testera, según se ha conversado informalmente.

Lo principal, dicen fuentes del conglomerado, es que sea una persona con experiencia en la Cámara, por lo que las figuras de los actuales diputados son las principales alternativas.

El diputado Gabriel Boric (Movimiento Autonomista), en tanto, tampoco se descarta como opción.

En concreto, son los partidos Humanista, Liberal, Revolución Democrática y el Movimiento Autonomista los que han expresado, en conversaciones internas, su interés en llegar a la dirigencia de la Cámara Baja.

La alternativa de que sea Jackson quien lidere la testera, sin embargo, se podría ver afectada por un rechazo a que Revolución Democrática aumente su hegemonía en el Congreso. Esto, considerando que será el partido del Frente Amplio con mayor presencia parlamentaria.

Así, algunos dirigentes del bloque han comentado en privado que su nombre podría generar diferencias en las conversaciones internas.

El militante liberal, en cambio, genera más consenso en los partidos y movimientos más pequeños de la coalición, pero puede afectarle -dicen al interior del bloque- el hecho de ser parte del único partido del Frente Amplio que no se declara de izquierda.

Otro de los elementos que influirán en esta decisión es en cuál de los cuatro años accederían a la presidencia de la Cámara.

Si se acuerda que el cargo se concrete durante los últimos años del próximo período legislativo, en el Frente Amplio explican que podrían perfilarse otros dirigentes tras sumar experiencia durante el trabajo.

Internamente se habla de que, bajo ese escenario, Tomás Hirsch (Partido Humanista) podría ser una alternativa, y que la propuesta de que una mujer sea la escogida para el puesto también consigue adherentes.

Apuesta por comisiones
Otro de los puntos que buscaría negociar el Frente Amplio con la Nueva Mayoría son las presidencias en las distintas comisiones legislativas.

Desde el bloque se mira con especial interés Educación, Constitución y Hacienda, instancias que son las que tienen mayor demanda dentro del sector.

En el Frente Amplio, además, esperan poder llegar a un acuerdo con el resto de la centroizquierda para tener 24 presidencias de comisiones durante los próximos cuatro años, lo que les daría oportunidad a todos los diputados del bloque de dirigir una instancia.

/gap