2017 fue un año de hechos inesperados en el fútbol chileno, con acontecimientos que quedarán en la historia de la actividad a nivel nacional.

Con la Roja, se pasó de un festejo a una triste eliminación del Mundial, que si bien estuvo causada principalmente por incapacidades propias, tuvo también un factor que en un principio fue positivo, pero que después fue determinante en la eliminación de la Copa del Mundo de Rusia 2018: La sanción del TAS a Bolivia.

El requerimiento fue presentado por Chile ante la FIFA, luego del encuentro jugado en el Estadio Monumental, que terminó 0-0. Los bolivianos incluyeron al defensor paraguayo Nelson Cabrera dentro de su alineación, jugador que pese a estar nacionalizado, no cumplía con los años mínimos de residencia en Bolivia que pide la normativa del ente rector del fútbol chileno.

Bolivia apeló al TAS, organismo que terminó ratificando la sanción. Chile ganó el partido y sumó dos puntos más en la tabla de las eliminatorias sudamericanas.

Pero el fallo no sólo afectó a Chile. Perú también salió beneficiado dado que en el partido ante ellos, Bolivia también utilizó a Cabrera, y así los dirigidos de Ricardo Gareca pasaron de una derrota a un triunfo que les dio tres puntos más en la tabla.

Al final, sin ese fallo, Chile habría superado a Perú en la tabla y hubiese ido al repechaje ante Nueva Zelanda, pero la denuncia que los mismos dirigentes de la Roja presentaron, terminó favoreciendo a los incaicos, quienes superaron a la selección por un punto, ganaron la repesca y estarán en Rusia 2018.

Descendido y en Libertadores

El 2017 fue uno de los años más complejos en la historia de Santiago Wanderers. El histórico club de la Región de Valparaíso nunca pudo tomar la regularidad futbolística necesaria que le permitiera alejarse de las posiciones de descenso en la tabla del coeficiente de rendimiento.

En contrapartida, una gran campaña en la Copa Chile terminó con un gran y claro triunfo en Concepción por 3-1 sobre Universidad de Chile, resultado que le dio su única alegría del año a los wanderinos, y además, la opción de disputar la primera fase de la Copa Libertadores en una llave de ida y vuelta ante Melgar de Perú.

Sin embargo, poco más de un mes después llegó la tristeza total. Wanderers perdió primero la lucha con Palestino y Curicó Unido por el último puesto de la tabla de coeficiente de rendimiento, y debió enfrentar a Unión La Calera en la liguilla de promoción.

La definición dejará una historia imborrable para Santiago Wanderers, porque cuando parecía que tenía la permanencia asegurada, vino el gol de Rafael Viotti aprovechando un grosero error entre el portero wanderino Gabriel Castellón y el defensa Mario López.

La definición por penales también tuvo sus capítulos increíbles, como el de Roberto Saldías enviando su lanzamiento a la tribuna cuando pudo asegurar a Wanderers en Primera División, o con Lucas Giovinni conteniendo el penal que le dio el ascenso a Unión La Calera y condenó a los caturros a jugar en la Primera B.

Con esto, Santiago Wanderers se convirtió en el sexto equipo que disputará la Copa Libertadores tras descender de categoría.

Papelón de nivel mundial

Y si definiciones por penales se trata, la de Vallenar y Melipilla definiendo el ascenso a Primera B también quedará en la historia, pero por ser uno de los papelones más grandes del fútbol chileno, uno que dio la vuelta al mundo.

La complicación llegó en el momento en que el volante de Vallenar, Juan Silva, debía patear un penal sin opción a fallarlo, porque no convertirlo significaba el ascenso de Melipilla.

El mediocampista comete un error técnico, amagó su remate y el juez Eduardo Gamboa anuló el lanzamiento. Ahí vino el falló imperdonable del árbitro nacional, porque con la nueva normativa el penal se daba por perdido y ascendía Melipilla, pero Gamboa, con un claro desconocimiento del reglamento, hizo repetir el remate. Silva convirtió y la definición continuó con Vallenar como vencedor.

Melipilla reclamó y la ANFP, tras buscar jurisprudencia al respecto, decidió la repetición de la serie de lanzamientos penales, con Enrique Osses, presidente de la Comisión de Árbitros, reconociendo que el error como grave y como una de las jornadas más tristes para el referato nacional.

Pero la definición tampoco se llevó a cabo. Vallenar decidió no presentarse argumentando haber ganado el ascenso en cancha y tener su equipo finiquitado. Por este motivo, la ANFP anunció el ascenso de Melipilla, pero los nortinos recurrián al TAS. Un papelón que está lejos aún de terminar.

/gap