Pablo Aránguiz pasó un mal fin de año y nada tiene que ver con lo futbolístico. El jugador de Unión Española fue detenido por Carabineros por supuestamente lanzarle objetos a una patrulla de Carabineros que concurría a un procedimiento por violencia intrafamiliar. Sin embargo, el Juzgado de Garantía declaró ilegal la detención por falta de pruebas.

“Se nos acusa de lanzar palos y piedras, pero la jueza nos dio el favor. Soy totalmente inocente. Estaba compartiendo con un grupo de amigos. Todo es un mal entendido. No tomé alcohol ni lancé piedras”, señaló Aránguiz a la salida del tribunal.

“Carabineros llegó y no nos dio ninguna explicación. Una situación como esta mancha a un futbolista”, agregó el jugador.

La jueza ordenó investigar por 45 días y Aránguiz no tiene medidas cautelares.

/gap