Los resultados de la PSU han despertado el conocido gen de la crítica de los chilenos, pero escasean las propuestas de rectificación o solución de los problemas percibidos.

Un panorama similar enfrentamos en Chile con la Reforma Educativa del Presidente E. Frei Montalva en 1964, pero concentramos esfuerzos en realizaciones prácticas, como construir 6.000 salas de clases, formar 5.000 profesores de enseñanza básica y crear el Programa de Alimentación Escolar de la Junaeb. En este espíritu de propuestas, y con la experiencia adquirida, me permito hacer a las nuevas autoridades y a otros sectores algunas sugerencias y medidas de bajo costo:

1) Regresar a la medición de contenidos de la PSU solo a los programas de primero y segundo año medio. Así ocurrió por largos años con la PAA y al comienzo de la PSU, pero en algún momento se elevó la vara al nivel actual, que incluye los contenidos programáticos de primero a cuarto año medio. Creo que los resultados de esta mala medida están a la vista.

2) Alivianar el currículum de toda la educación media. Chile ostenta un currículum recargado y a todas luces excesivo según la visión internacional. Es mejor enseñar menos cosas bien que muchas cosas mal.

3) El currículum de primero y segundo año de los liceos técnico-profesionales debe ser igual al de los liceos científico-humanistas. La distorsión actual entre estos dos sectores es una enorme injusticia.

4) Los profesores deben realizar nuevos esfuerzos por explorar y desarrollar los talentos que se sabe se reparten por igual entre los niños y jóvenes, al margen de su condición económica y social. La Ley de Carrera Docente fue un paso de reconocimiento nacional a la responsabilidad de los maestros.

5) Los padres deben recordar la norma que aplicó Bill Gates en la crianza de sus hijos: solo una hora de internet al día. Por algo él hizo eso.

Carta al diario El Mercurio del Dr. Patricio Rojas Saavedra
Ex subsecretario de Educación (1964-1968)

/gap