Pancho Saavedra y todo el resto de Chile sabía que faltaban aproximadamente dos minutos para la medianoche y el cambio de año. Sin embargo, los famosos fuegos artificiales de la Torre Entel dijeron lo contrario y comenzó el espectáculo pirotécnico. Fue un bochornoso momento y el que tuvo que poner la cara y recibir una ola de reclamos en Twitter fue Pancho.

“Sentí que la vida me puso ahí y que tenía que jugar. ‘¿No te creí tan chorito? Juega’”. Así comienza relatando Pancho Saavedra sobre la experiencia límite que vivió la noche de Año Nuevo, animando el show de la Torre Entel.

“¡Queda un minuto y medio para despedir este año! ¡Y quiero pedirles a estas casi 400 mil personas que me ayuden a gritar con toda la fuerza, con toda la energía, un ceacheí!”, alcanzó a decir Pancho, dos minutos antes de las 12, cuando por sorpresa comenzaron a salir los fuegos artificiales desde la Torre.

Fue un bochornoso error donde Pancho no tuvo la culpa. El animador salió al paso reaccionando con inteligencia ante las cámaras y las miles de personas apostadas en la Alameda. Incluso tuvo que poner la cara y recibir una ola de reclamos en Twitter. Él los respondió aclarando que no fue su responsabilidad ni del equipo de Canal 13 a cargo de la transmisión en vivo. -VEA ACÁ EL MOMENTO-

Pancho cuenta a Glamorama lo difícil que fue sortear el complicado momento. Este viernes, en medio de la presentación del Festival de Dichato, el cual animará junto a Diana Bolocco, el curicano reconoce que el episodio que vivió durante Año Nuevo fue el más difícil de su carrera trasmitiendo un programa en vivo.

Lo del Año Nuevo fue muy complicado…

Pancho Saavedra: “¿Cómo te lo puedo relatar yo? Faltando un minuto para las 12 de la noche, yo siento que los fuegos artificiales comienzan a explotar y escucho por la muela que el director comienza a decir ‘¡partieron antes!’. Veo el reloj y eran las 11:59. Yo, en ese momento, lo que tenía que hacer era mantener la calma, porque era yo quien estaba dando la cara. Tenía un público de 500 mil personas atrás mío, y la gente que estaba conectada a través del televisor.

“¿Qué hice? Tomármelo con calma. Me pasó que me borraron de la pantalla el reloj. Entonces dije ‘bueno, no puedo decir ‘feliz 2018, porque todavía es 2017’. Empecé a dar puras palabras bonitas como ‘mientras los fuegos artificiales están en el aire, iluminan nuestro querido Santiago, nosotros estamos a punto de despedir ese año. Y cuando tuve la sensación de que habían pasado 50 segundos, ahí recién me atreví a decir ‘queremos por último desearles a todos un feliz 2018’.

¿Cree que logró salir adelante?

“Creo que lo hice, porque si bien la gente troleó por Twitter, después, al otro día, yo leía gente que decía ‘no faltan los weones que creen que fue Pancho Saavedra el que apretó el botón’. Uno siempre está expuesto a esto. Lo que sí me hace sentir muy bien es que de verdad mantuve la calma. Se me podría haber desfigurado la cara. Podría haber sacado la muela. Podía haber reaccionado de otra forma, porque no tenía el contador. Era heavy”

¿Es el momento más difícil que le ha tocado vivir como animador?

“En un programa en vivo, sí. Y no es que sea difícil, sino que fue una buena prueba, una prueba fuerte. Y siento que la pude sortear bien”

Cerró su mejor año sorteando en pantalla un momento muy duro.

“Sentí que la vida me puso ahí y que tenía que jugar. ‘¿No te creí tan chorito? Juega’. Como que jugué, segun yo. Igual uno se pone a pensar ‘¿debí haber usado más eso?’. Pero fíjate que hice lo justo y necesario. Ni más ni menos. Lo sorteé bien. Y como dice, con el diario de hoy día se envuelve el pescado de mañana. Ya a la gente se le olvidó. Un par de tallas al otro día en el mercado. Me dijeron ‘apretaste el botón antes’. Una anécdota divertida. Y obviamente que va a haber siempre alguien que te va a agarrar para el webeo o el copuchento va a decir ‘¿por qué tiraste los fuegos artificiales antes?’. Cualquier persona te va a webiar. Pero no es más que eso”

/gap