Luego de que la Corte de Apelaciones de Rancagua decretara el sobreseimiento definitivo de Sebastián Dávalos en el marco del caso Caval, el hijo de la Presidenta Michelle Bachelet cuestionó en duros términos la labor del Ministerio Público, anunciando una querella por filtraciones.

“Tres años han pasado casi desde que estalló el bullado caso Caval, tres años de investigación formalizada y des formalizada, tres años en que hemos visto desfilar a un sin número de imputados. Tres años en que se investigó, se formalizó y se condenó a varios. En este contexto, en octubre pasado se cerró esta causa (…) Es importante señalar que tres años han pasado y hasta el día de hoy no he sido formalizado, menos aún acusado. Lo paradójico es que pese a encontrarse la causa cerrada, la Fiscalía mantuviera el porfiado afán de negarse sistemáticamente a mi sobreseimiento“, dijo.

Teniendo en cuenta que señaló que no había delito que imputarle, según Dávalos, “no se entiende la mirada de la Fiscalía de mantenerme mediante un estado de incertidumbre procesal.Con el legítimo derecho me pregunto, ¿Cuál es el móvil o agenda que tiene para negarse a mi sobreseimiento? ¿Por qué permite filtraciones a sabiendas que es un ilícito y se niega a investigarlas?”.

Estas filtraciones a las que alude ponen de manifiesto, como indicó, “que se ha roto la cadena de custodia” y que este caso, “hace muchos años que se transformó en un caso político”.

Es así como Dávalos insistió en que el Ministerio Público se empecinó en mantenerlo en una causa cerrada y que no le sorprendería que, una vez entregada estas declaraciones, “la muy corrupta Fiscalía, haciendo uso de la nomenclatura utilizada por el fiscal nacional, intente formalizarme por un delito inexistente a modo de represalia, como ya ocurrió tiempo atrás en el caso de mi señora.  Me pregunto si el actuar del Ministerio Público atienen a intereses particulares distintos al esclarecimiento de la verdad”.

Fue así como mencionó el hecho de que, al constar su actuar, el persecutor Emiliano Arias, fiscal regional de O’Higgins, estaría buscando mejorar su posición y así llegar a ocupar el sitio de fiscal nacional.

Considerando lo expuesto, adelantó que hoy viajarán hasta Santiago para interponer una querella por filtraciones ante tribunales, para que el fiscal nacional investigue “todos los actos de corrupción que pudieren haber ocurrido en la Fiscalía Regional de O’Higgins”.

En el mismo contexto y notablemente emocionada, su esposa, Natalia Compagnon, sostuvo que “hay gente que lamentablemente no tienen ningún código ni respeto por las autoridades ni por las instituciones de un país. Estoy contenta. Es lo que Sebastián se merece, ni más ni menos”.

/gap