el jefe del comité de senadores de la DC, Jorge Pizarro, se reunió en privado con el presidente de la Cámara Alta, Andrés Zaldívar.

Desde el entorno de ambos comentan que este tipo de encuentros son usuales, aunque reconocen que con el actual escenario de crisis que vive el partido la cita toma mayor importancia. Esto, además, en medio del debate interno por el camino que debe seguir la colectividad. Mientras un sector busca continuar en una coalición de centroizquierda, otros son partidarios de romper relaciones con el bloque.

Y entre los principales motivos para este eventual quiebre de la DC con la Nueva Mayoría se encontraría la relación que hoy se mantiene con el Partido Comunista.

Ayer, por ejemplo, Zaldívar apuntó a una falta de consecuencia del PC, por ejemplo, en materia de derechos humanos. “Tienen un doble estándar. Por un lado defienden los derechos humanos en Chile con toda razón, pero cuando se produce en países que son sus aliados o potenciales referentes, guardan silencio y justifican”, dijo el senador en T13 Radio. Asimismo, aseguró que en la Nueva Mayoría “algunos querían tirar el carro más rápido de lo que se quería y se produjeron (…) reacciones negativas que se dan hoy día en las elecciones”. Y agregó que muchos de los votos que obtuvo el presidente electo, Sebastián Piñera, no se consiguieron solo de los adherentes de Chile Vamos, sino que también “gran parte de esos votos” se obtuvieron de la centroizquierda.

En paralelo, Pizarro descartó ayer que la DC pueda convertirse en un partido de nicho.

Por el contrario, señaló que “los que plantean que nos convirtamos en partido bisagra sólo conseguirán hacernos desparecer”.

Así, sostuvo que “los partidos bisagras no existen, no tienen alma, y un partido que no tiene alma, no tiene futuro”.

Con todo, el tema sobre el futuro de la colectividad se discutirá en profundidad el próximo 27 y 28 de enero cuando sesione una nueva junta nacional. Para muchos, será durante ese cónclave cuando se defina el futuro de la Democracia Cristiana.

/gap