En su oficina, en el piso 18 de la Fundación Avanza Chile -ubicada en Apoquindo 3000-, el presidente electo Sebastián Piñera recibió ayer a los presidentes y secretarios generales de RN, la UDI, Evópoli y el PRI. Ellos, además de los jefes de bancadas y de comités de las dos primeras colectividades.

“Queríamos ver dos cosas: primero, la agenda legislativa pre 11 de marzo, y también algunas ideas legislativas post agenda 11 de marzo”, dijo Piñera al inicio del encuentro, luego de repartir unas galletas “Negrita” a cada uno de los presentes.

En la cita -en la que los partidos de Chile Vamos le entregaron sus listas de propuestas para cargos en el gobierno- también estuvieron presentes miembros del núcleo más cercano de Piñera: Andrés Chadwick, Cecilia Pérez, Gonzalo Blumel y Juan Francisco Galli.

En la instancia, desde el equipo del mandatario electo entregaron una minuta a los dirigentes de Chile Vamos con los proyectos pendientes de la agenda legislativa del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, los que discutieron punto por punto.

En el documento, que se divide en dos partes, la primera se titula “Temas prioritarios para el gobierno”, donde se enumeran la reforma de pensiones, el proyecto de educación superior, la reforma constitucional, migraciones y el nuevo Sename, entre otros.

Durante la reunión, según presentes, el presidente electo pidió a los parlamentarios que hicieran un balance de cada iniciativa, la etapa legislativa en que se encuentran y la posibilidad de que sean aprobados durante esta administración.
“Fue una reunión donde vimos la agenda legislativa y donde empezamos a ver cómo nos proyectamos para adelante”, señaló ayer la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe.

Por otro lado, según algunos de los asistentes, Piñera entregó algunos lineamientos que, recalcan, ya habían sido fijados con anterioridad. Por ejemplo, la postura que tiene el bloque sobre el proyecto de pensiones o la idea de una nueva Constitución, ambos abiertamente rechazados por el mandatario electo y Chile Vamos y que, destacan, no están contemplados en el programa de gobierno con el que Piñera fue elegido.

En este escenario es que el jefe de Estado electo acordó con los dirigentes de Chile Vamos no aprobar iniciativas que, a su juicio, “son malas” y que van en contra de lo que plantearon durante la campaña. En concreto, según presentes, se definió rechazar -en el estado actual en que se encuentran-, los proyectos de pensiones (que propone aumentar en 5 puntos las cotizaciones), la reforma al capítulo XV de la Constitución y la Ley de Identidad de Género, a la que ayer el Ejecutivo le puso discusión inmediata.

De hecho, el tema legislativo ya había sido planteado por Chile Vamos luego del triunfo de Piñera -el 17 de diciembre- cuando exigieron al gobierno de Bachelet frenar la agenda legislativa, argumentando que la gente no respaldó los proyectos que impulsaron. Por esos días, el presidente electo se reunió con la mandataria, donde dijo que abordaron los proyectos pendientes.
“Esperamos que no se aprueben reformas mal diseñadas o que se aprueben de manera rápida e irresponsable”, dijo ayer la senadora UDI Ena von Baer, quien asistió al encuentro.

En tanto, el presidente de RN, Cristián Monckeberg, sostuvo que “el gobierno no aprendió nada de la última elección, perdieron e insisten en improvisar en proyectos legislativos relevantes. Pretender avanzar en proyectos como nueva Constitución o pensiones es insistir en la improvisación”.

Por su parte, el jefe de comité de los senadores de RN, Andrés Allamand, advirtió que “es absurdo que un gobierno, en los descuentos y después de haber sufrido una contundente derrota política y electoral, pretenda insistir en la aplanadora legislativa abusando de una mayoría que dejó de existir. El gobierno debe recapacitar y trabajar legislativamente con el ánimo de alcanzar acuerdos. De lo contrario, las leyes se revisarán a contar de marzo”.

Con todo, en el bloque apuestan a que gran parte de los proyectos del gobierno no vean la luz debido a la falta de tiempo y porque en algunas de las iniciativas, dicen, el Ejecutivo no tiene los votos y necesitan acuerdos.

Por ejemplo, en la minuta del presidente electo, sobre el proyecto de nueva Constitución se señala que “se espera su ingreso dentro de los próximos días. Sin expectativas de tramitación”.

Planificación de marzo

Durante la reunión de ayer Piñera no alcanzó a abordar la agenda legislativa que impulsará a partir del 11 del marzo, cuando asuma la Presidencia de la República.
Por esta razón, el mandatario electo informó ayer que convocará, dentro de los próximos días, a los presidentes y secretarios generales de los partidos de Chile Vamos para comenzar a fijar lineamientos al respecto.

En el entorno más cercano a Piñera ya han transmitido que las primeras medidas estarán enfocadas en “reactivar la economía”, con miras a duplicar el crecimiento, los empleos y potenciar la inversión.

De igual manera, en el piñerismo recalcan que inisistirán en la idea de impulsar grandes acuerdos con todos los sectores políticos, debido a que en la composición del nuevo Congreso no tienen mayoría.

/gap