El deporte y la salud mental van de la mano, y es que, la consecuención del bienestar físico es esencial para mantener una buena gestión emocional. Aunque toda actividad física reporta beneficios, ya sea correr, un deporte de equipo, o el yoga y pilates, cada una de las actividades puede ayudar a algún tipo de problema psicológico en concreto. La plataforma de psicólogos online ifeel, junto a Gympass, plataforma de corporate wellness, han desarrollado el estudio «Deporte y salud mental», en el que, analizan las disciplinas deportivas, para ver cual es la más adecuada para ayudar a tratar y paliar cada trastorno mental.

En primer lugar, el estudio recomienda la práctica de yoga si se sufre ansiedad. Es una disciplina recomendada, ya que a nivel mental y físico ayuda a controlar la respiración, conseguir consciencia sobre el cuerpo y gestionar las emociones de manera positiva.

Boxeo y pilates

El estudio recomienda la práctica de boxeo como ayuda para el tratamiendo de la depresión. Esta práctica, ya sea en un ring o contra un saco, alivia los síntomas de la depresión, pues proporciona una gran cantidad de endorfinas, un refuerzo natural del estado de ánimo. Fomenta además la confianza y la autoestima.

Con el objetivo de reducir los ataques de pánico en pacientes propensos, el estudio recomienda la práctica de pilates. Ayuda a dominar el cuerpo y controlar los impulsos, además de aportar capacidad de concentración.

Si se tiene tendencia a sufrir insomnio, puede ser beneficioso el running, ya que las actividades de carácter aeróbico mejoran la circulación sanguínea y la frecuencia cardíaca, relajando el cuerpo y facilitando un mejor descanso.

Nadar contra el miedo

Los problemas para interactuar con otras personas tienen que ver con la falta de destrezas comunicativas y problemas de autoestima. Por ello, el estudio afirma que en estos casos, se prescribe la práctica deportiva en grupo, ya que contribuye a mejorar las relaciones sociales, como por ejemplo, fútbol, baloncesto o voleibol. «En estos deportes es esencial contar con el otro y comunicarse con él a través de mensajes sencillos y claros que favorezcan vencer juntos», apuntan.

Si se tiene miedo a la soledad, podemos encontrar beneficio en la natación, ya que es un deporte que normalmente se practica de manera individual. Puede resultar útil a personas que toleran mal estar solas o no compartir actividades y que quieren mejorar en este aspecto. «Al ser imposible practicarla escuchando música o viendo algo que no sea el carril por el que estás nadando, te aísla del exterior, ayudándote a focalizar la atención en ti en un espacio donde solo tú estás presente», explican desde el estudio.

Bailes de salón para las parejas

Aunque practicar cualquier deporte en pareja puede resultar beneficioso para la buena marcha de la relación, desde el estudio apuntan que cualquier modalidad de bailes de salón es el mejor aliado. «Fomentan el contacto físico, la coordinación de uno con otro, pueden resultar divertidos y favorecer que los participantes se centren en una acción compartida y en no discutir», argumentan.

El deporte en general ayuda a paliar los problemas de autoestima, pues favorece la producción de neurotransmisores relacionados con el placer, relaja, ayuda a descansar y a tener un cuerpo más sano y tonificado, lo que contribuye a mejorar la autoestima. Por ello, para las personas que necesitan trabajar el autoconcepto, los expertos del estudio recomiendadan hacer ciclo indoor, deporte muy completo que ayuda a quemar grasas y tonificar mientras pasas un buen rato en compañía y con buena música.

Karate y taichi

Para aquellos que hayan perdido a un ser querido y estén atravesando una etapa de duelo, puede resultar beneficioso practicar algún deporte que ayude a descargar emociones y actúe como un anclaje en el aquí y ahora. «Deportes que requieran contacto, conciencia del cuerpo y expresión controlada de la energía, como el karate, pueden ser de ayuda en algunas situaciones difíciles», afirma el estudio.

Por último, recomiendan el taichi para ayudar a las personas con Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Este deporte es una disciplina que requiere un entrenamiento riguroso, gran capacidad de concentración y coordinación y control sobre el cuerpo. El desarrollo de estas capacidades puede ser muy beneficioso en el abordaje del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

/psg