El próximo lunes 26 de febrero comenzará el segundo juicio del caso Luchsinger Mackay, luego que la Corte de Apelaciones de Temuco anulara la sentencia elaborada por el Tribunal Oral en lo Penal de Temuco. El tribunal de alzada aseguró en su argumentación que los jueces habían determinado la inocencia de las 11 personas imputadas en el crimen del matrimonio, a partir de “inferencias insuficientes y contradictorias”.

El nuevo juicio volverá a realizarse con las mismas pruebas, los mismos testigos y las mismas pericias, además del testimonio clave de José Peralino Huinca, uno de los 11 imputados, para quien se esperan 10 años de presidio, mientras que para los demás acusados, cadena perpetua.

Lo que sí cambiará será la conformación del nuevo tribunal que estará a cargo del juicio oral, que se deberá conocer en los próximos días. Una vez establecido, la defensa de la familia solicitará a la justicia que los ex imputados vuelvan al “estado anterior”, esto es prisión preventiva en el caso de nueve de los comuneros mapuche implicados en el caso, y arraigo nacional sobre la machi Francisca Linconao y José Peralino. Así lo adelantó Carlos Tenorio, abogado de la familia del matrimonio que murió calcinado en la casa de su fundo de Vilcún.

– ¿Por qué pedirán prisión preventiva para los ex imputados?

– Vamos a pedir las medidas cautelares correspondientes ya que como el juicio se anuló, quedó sin efecto la resolución que ordenaba las libertades. Entonces, se tiene que volver al estado anterior, que en el caso de nueve de los imputados, era prisión preventiva. Una vez que se defina al tribunal oral, que debería ser en los próximos días, podríamos pedir la prisión preventiva. Esto se hace con la finalidad de asegurar la comparecencia de estas personas en el nuevo juicio.

– Ahora que ya se sabe la fecha del inicio del nuevo juicio, ¿cómo sigue el caso?

– Hay que esperar la conformación de un nuevo tribunal. Y en esto, hay ciertas lógicas: no puede estar conformado por ninguna de las personas que estuvieron a cargo del juicio anterior.  Deberían ser jueces de la zona, o en su efecto, de la región, ya sea de Angol o de Villarrica.

– Entonces, ¿no se podría conformar el nuevo tribunal con jueces de otra región?

-Si no hubiesen magistrados de acá habría que ir a buscar de otra parte, pero en la zona hay jueces suficientes para que se hagan cargo de este caso. No sería pertinente solicitar jueces de otra región, habría que fundamentar una causa de inhabilidad, y eso es muy complejo. Pero esta defensa no le tiene miedo a los jueces de la región, ni siquiera al juez Rau. En la región tenemos buenos jueces, lo importante es que no lleguen prejuzgados.

– ¿Cómo califica la naturaleza del fallo de la Corte de Apelaciones que anuló el juicio que absolvió a los comuneros mapuche?

-Fue bastante rudo con la sentencia, denota molestia del tribunal de alzada con algunos epítetos de la sentencia. Y efectivamente en algunos párrafos, los jueces cometen errores bastante poco usuales.

– ¿Qué tipo de errores?

– Por ejemplo esto de calificar como público y notorio la retractación de José Peralino, que a mí me parece aberrante. Por qué te lo digo: porque efectivamente fue un hecho público y notorio que Peralino realizó una declaración ante el tribunal. Pero alguien que no estuvo presente durante la declaración, que no la conoce, no puede decir que haya habido una retractación. Qué antecedentes tuvieron para establecer que efectivamente fue una retractación veraz. Además, durante el juicio, esa retractación nunca se incorporó. La dieron por hecha, sin conocerla. Y eso me parece aberrante. Los jueces debieron haber establecido que no constaba la retractación.

– La corte que anuló el juicio se refiere  a ciertas contradicciones e inferencias insuficientes de las razones del veredicto. A su juicio, ¿cuáles fueron las contradicciones más relevantes?

-Fue contradictorio cuando los jueces parten sentando las bases del juicio que la prueba es la que se conoce en el juicio, lo cual es correcto. Pero, pese a ello, dan por público y notorio, la retractación de Peralino. Pero al mismo tiempo, no dan por público y notorio la sucesión de hechos que han venido ocurriendo en La Araucanía y que dan cuenta del contexto en el cual se comete este crimen. Aquí se produce un choque de valoración súper fuerte.

– El nuevo tribunal, ¿deberá considerar el veredicto de la Corte de Apelaciones?

-No necesariamente. Todo lo que pasó en la sentencia anterior, no se debe considerar en el nuevo juicio. Este es un nuevo juicio, parte de cero.

– ¿Qué debiera ocurrir para que un nuevo juicio ahora sea favorable a la familia Luchsinger?

–  Que los jueces realicen un análisis en derecho de todas las pruebas: la bala, los trazos físicos, la declaración de Peralino, la georreferenciación, las huellas, las diligencias durante los días posteriores al hecho. Una serie de hechos, que dan cuenta que no existe una explicación razonable de que ellos no participaron en el hecho. Sin embargo, debo decir que sigue siendo un juicio altamente complejo. Además en Chile los tribunales son poco dados a considerar la prueba indiciaría.

– Pero la defensa, ¿tiene esperanzas de que se revierta el juicio?

– Por supuesto. Estamos convencidos de nuestros argumentos.

Por Nicolás González S. para ellibero.cl

/psg