La machi Francisca Linconao abandonó el país con destino a Bolivia en busca de apoyo internacional tras la anulación del juicio del caso Luchsinger-Mackay, ocurrido la semana pasada, luego de que la Corte de Apelaciones de Temuco ordenara repetir el proceso contra ella y otros 10 comuneros mapuche.

Los once imputados habían sido absueltos del asesinato de la pareja, hecho que ocurrió hace exactamente cinco años.

El fiscal nacional, Jorge Abbott, confirmó que la machi salió por el aeropuerto de Santiago y que no se trata de un viaje ilegal, dado que no tiene medidas cautelares en su contra.

Por otra parte, ayer se reveló que el nuevo juicio comenzará el 26 de febrero y se extenderá hasta el 10 de abril.

/gap